Un mito del fútbol inglés confiesa sus problemas con el alcoholismo

| |

Wayne Rooney fue un excelente jugador de fútbol. El inglés es el máximo goleador de la historia del Manchester United y la selección inglesa. Dos equipos que han escrito letras doradas en la historia del deporte. Y eso hizo Rooney. Ganó, entre otras, una Liga de Campeones y cinco trofeos de la Premier League inglesa. Y, por encima de todo, se ha ganado el respeto de los aficionados y aficionadas. Pero mientras lograba todo esto, ocurrió malas experiencias que acaba de confesar.

Lo ha hecho en una entrevista en el diario inglés The Sunday Times. La leyenda, actual técnico del Derby County de la segunda división inglesa, ha explicado que “cuando tenía un par de días libres, me encerraba y sólo bebía, para intentar borrar todos los pensamientos. La gente pensaba que a mí me gustaba salir a tomar unas copas, pero era mucho más grave que eso. Ahora, los futbolistas están más capacitados para hablar sobre ese tipo de cosas. En ese momento, en mi cabeza y en el de otros jugadores no había forma de que pudiéramos entrar en el vestuario y empezar a decir “así es como me siento”. Simplemente no se hacía“.

La leyenda del fútbol ha relatado que “estaba constantemente enfadado y agresivo. Tenía mucho dolor dentro. Tardé mucho en aprender a gestionarlo, pasé momentos muy difíciles”. Además, valora muy positivamente la ayuda psicológica recibida por parte de su entorno, puesto que “Aprendí que necesitaba sentarse y hablar con alguien. Esto ayudó a calmar las cosas. Hablé con mi mujer, sus padres y los míos. Lo hacía cuando notaba que estaba llegando a un mal momento”.

Rooney también ha contado una curiosa anécdota deportiva. Corrían las postrimerías de la temporada 2005/2006 cuando, antes de un encuentro decisivo por la consecución de la Premier League de entonces contra el Chelsea, “cambié mis tacos antes del partido. Puse tacos más largos porque quería lesionar a alguien”.

«Si el Chelsea conseguía un punto», ha proseguido, «ganaba la Premier. En ese momento, no pude soportarlo. Los tacos eran legales, tenían un tamaño legal, pero eran mayores de los que normalmente utilizaba”. Sin embargo, el equipo entrenado por José Mourinho se impuso por 3-0 y se hizo con el trofeo.

Previous

La decisió de Simeone que ha suposat un drama per a un dels seus jugadors

Xavi pone a Simeone en su sitio con un palo descomunal

Next

Deja un comentario