Manchester City-Atlético de Madrid: crónica y resultado

| |

Era una trampa para el mejor entrenador del mundo. Pep Guardiola tenía un precedente suficiente para inquietarse en la previa del enfrentamiento entre su Manchester City y el Atlético de Madrid. Aquella inexplicable eliminación de su Bayern en manos de los colchoneros todavía sobrevuela su mente. Y hoy, en el clásico europeo de los estilos contrapuestos, el Cholo Simeone se ha vuelto a vestir de araña y ha trazado una telaraña ante su portería infranqueable. Así ha sido hasta que dos amantes, Phil Foden y Kevin de Bruyne, han conectado y lo han destrozado. Los dos pupilos de Guardiola han abierto la lata más dura de todas y han puesto la araña rojiblanca con cuatro de sus ocho patas fuera de la Champions (1-0).

Embotellado citizan al principio…

La contienda ha empezado tal y como se preveía. El Atlético de Madrid ha establecido la telaraña y el Manchester City ha intentado romperla. Ha dominado la primera mitad de pies a cabeza el equipo de Guardiola. Como lo hacía su Barça, con la diferencia de que faltaba lo más importante. El City tenía el dominio, pero ninguna imaginación. Basculaba la pelota de izquierda a derecha y de derecha a izquierda. Y esto era puro caviar para el Atlético de Madrid. Los ingleses llegaban al balcón del área y, frente a la muralla visitante, se bloqueaban. Les costaba terminar las jugadas. Actuar sin un delantero puro es muy bonito para la vista, pero a veces excesivamente inofensivo. Y ayer estaba siendo una de esas veces.

El equipo madrileño estaba encantado con la circunstancia. Si Simeone pudiera escoger, jugaría las eliminatorias a partido único. Le sobran las idas. Sale más a no perder que a ganar y, mucho menos, sentenciar. Y más teniendo en cuenta que el regreso será en su Metropolitano. Pero por si acaso, por si sonaba la flauta, estaban João Félix y Antoine Griezmann. El primero lo hizo todo bien, aunque estaba demasiado solo. Ambos hombres eran los desahogos de un equipo sumido en su propia área. Por el contrario, buscaban el error citizan. Pero esto es cosa del pasado. El City ha aprendido a base de errores y ahora es un señor equipo. Un mayor de edad responsable.

Los veintidós protagonistas se han ido a los vestuarios en el descanso tal y como han iniciado el partido: con 0-0 en el marcador y con ningún remate a portería. Cinco disparos de los de Guardiola, pero sin puntería alguna. Y en la reanudación, mismo guión. Sólo un buen lanzamiento de falta de Kevin de Bruyne ha inquietado a Oblak. La viuda rojiblanca le ha solucionado con muchos reflejos. En dos tiempos: primero, con las manos y, justo cuando llegaban los sky blue a robarle la pelota, rechazándola con el pie.

Mientras transcurrían los minutos, el Atlético de Madrid iba perdiendo su síndrome del impostor. Consciente del poco daño que hacía su contrincante, se ha crecido mediante Simeone, que ha hecho un triple cambio de tinte ofensivo. Y esto ha abierto, un poco, el partido. Y eso lo ha aprovechado, mucho, Guardiola.

… Hasta que Phil Foden ha entrado y lo ha cambiado todo

El entrenador catalán también se ha apuntado a las modificaciones, y ha hecho una trascendental. Phil Foden ha sustituido a Riyad Mahrez y lo ha cambiado todo en sólo dos minutos. El joven talento inglés ha sabido bailar entre tarántulas, deslumbrando a los propios ya los impropios. Con un poco de espacios y ante la crecida ambición madrileña, ha servido una pelota de oro en Kevin de Bruyne, en el espacio. Y el belga ha roto definitivamente la telaraña. Ha batido con un disparo cruzado Oblak. 1-0, y escenario completamente distinto.

Los jugadores del Manchester City celebran el gol, mientras Phil Foden, el asistente, aprieta el puño | Manchester City

Para el City, pero no para el Atlético. Porque los españoles se han plantado. Conscientes del poder que tienen en casa, con la afición más pasional, han cerrado la mochila y se han dejado los deberes para la vuelta. No se han vuelto locos. De hecho, probablemente en la previa firmaban ese resultado.

Al fin y al cabo, y analizado a posteriori, el 1-0 no es malo. Han jugado en casa del líder inglés y del mejor técnico del mundo. El regreso será el día de la tesis doctoral para un City dominador en casi todas las facetas, que deberá seguir siendo fiel a sí mismo y demostrar carácter en el infierno español. Defenderá un resultado favorable pero engañoso. ¡See you next week!

Previous

Newell’s Old Boys planifica el regreso de Leo Messi

El presidente de Yemen ofrece conversaciones de paz y reconstrucción del Estado a los hutis

Next

Deja un comentario