El Madrid resucita ante el Barça y gana en el Camp Nou (1-3)

0
15

Marcaron Ansu Fati por los locales; Valverde, Ramos y Modric por parte de los blancos

El Camp Nou vivió ayer el clásico más extraño de la historia. Un clásico sin público es menos clásico. Y el de ayer fue el primero jugado a puerta cerrada. Un clásico sin cien mil espectadores cantando, gritando y presionando el rival es menos clásico, por mucho que el Barça preparara cánticos grabados que sonaron por la megafonía antes del inicio del partido. Fue el primer clásico del coronavirus.

El clásico no tuvo ambiente pero sí un inicio apasionante. Ya desde la alineación propuesta por Ronald Koeman. Dejó Griezmann y Sergi Roberto en el banquillo, y dio entrada a Pedri y Dest. La juventud al poder. Además, variación táctica, con Ansu Fati jugando de delantero centro y Messi detrás, y así podía el argentino aparer por donde quisiera.

Quien siempre aparece por donde quiere es Benzema en el Real Madrid. El francés no es un delantero centro. Participa mucho en la construcción del juego y es muchas veces un jugador indetectable para la defensa rival. Jugó entre líneas en una de las primeras jugadas del partido. Ni los centrales ni Busquets ni De Jong lo pararon.

En este clásico los goles llegaron pronto

Benzema recibió el pase de Ramos y habilitó Fede Valverde, que llegaba por sorpresa. Sólo se habían disputado cinco minutos y el Real Madrid ya ganaba. Valverde marcaba el 0-1. Nadie recordaba ya los dos ridículos contra el Cádiz y el Shakhtar.

Los de Koeman, reaccionaron rápido y empataron sólo tres minutos después. Clásico pase de Messi al espacio para Alba, carrera del catalán, que volvía al equipo ya recuperado de una lesión muscular, centrada y gol de Ansu Fati, que siempre es allí donde deben ser los goleadores, como lo estaba Raúl cuando jugaba en el Real Madrid.

La pasión no se mantuvo durante toda la primera parte, con los jugadores acelerando y desacelerando. Lógico cuando no te ves empujado por el público. Eso sí, en los momentos de aceleración, peligro. Pasó hacia la mitad de la primera parte con un Madrid que parecía controlar el partido.

En una de estas jugadas, Messi dejó sentado Ramos, pero apareció Courtois cuando desde el banquillo ya se cantaba el gol. En la jugada siguiente, la misma situación en la otra portería. Una gran ocasión en la que estuvieron a punto de marcar el segundo. Neto lo impidió con una gran intervención tras un remate de Benzema desde el punto de penalti. El francés había recibido una extraordinaria y preciso pase de Kroos desde la banda izquierda, la que más explotó el Real Madrid con Vinicius y Mendy.

El Real Madrid fue mejor

La segunda parte comenzó bien para el Barça y especialmente para Ansu Fati, hasta que entre Lenglet y Ramos lo pusieron favorable al Real Madrid. Dos oportunidades tuvieron los azulgrana en los primeros nueve minutos, las dos con protagonismo de Ansu Fati.

Y poco después llegó la jugada del penalty. Servicio de esquina y caída de Ramos. Aviso de la sala VAR a Martínez Munuera, y señala penalti de Lenglet al capitán del Real Madrid tras verlo en la TV. Neto aguantó, pero el infalible Ramos no falló y anotó el 1-2.

Quedaba mucho, pero este Barça joven y en construcción fue incapaz de reaccionar por segunda vez. Se detuvo en seco, o más bien lo supo detener el Real Madrid. Pedri participaba poco, Coutinho había desaparecido y Ansu y Messi habían bajado el nivel. Tardó mucho Koeman a mover el banquillo. No hizo cambios hasta el minuto 81. Tres de golpe. Trincao, Griezmann y Dembélé el campo. Y como ya ocurrió en Getafe, el equipo se partió y desordenar. El Madrid dominaba y las oportunidades fueron los blancos. Neto impidió dos goles cantados, en un doble remate de Kroos y un disparo de Ramos.

Después, no pudo evitar el golazo de Modric, tras dejarle sentado y disparar con el exterior entre los dos centrales, sentenciando el clásico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here