Los jeques del PSG ya tienen entre ceja y ceja a su primera víctima

| |

El París Saint-Germain ha acumulado una nueva decepción en la Champions League. El equipo del norte de Francia se diseña cada verano con la intención de, por fin, ganar el máximo trofeo a nivel continental. Sin embargo, hasta ahora han acumulado más derrotas que alegrías. Solo han logrado una final y dos semifinales. Han sufrido remontadas y desamores muy preocupantes. Esta temporada han llegado jugadores de la talla de Leo Messi, Sergio Ramos, Gianluigi Donnarumma o Achraf Hakimi… pero ni así han podido, los hombres de Mauricio Pochettino, aguantar un gran resultado en el Santiago Bernabéu, y se marchan a casa casi por lo pronto.

El regreso de los octavos de final ha dejado muchas cuestiones a analizar. Por un lado, el presidente del PSG, Naser Al-Khelaïfi, acabó muy enfadado por la polémica en el primer gol de Karim Benzema, que nace fruto de un balón que roba el francés en Donnarumma con una posible falta. Tanto fue así, que el dirigente bajó, furioso, a los vestuarios de los árbitros en el propio Santiago Bernabéu para abuchearlos y golpear, previsiblemente, en la puerta y las paredes. Además, habría roto un banderín de los asistentes.

El naufragio del PSG, sin embargo, no se puede contar sólo con la jugada en cuestión. Hay jugadores que ofrecieron un rendimiento demasiado por debajo de lo esperado. Casi todo salió mal. Sólo Kylian Mbappé brilló, teniendo en cuenta que el contexto en muchos momentos le favorecía, con espacios al contraataque. Por contra, Leo Messi sólo disfrutó con el balón en el tramo final de la primera parte. Y Neymar Jr, más allá de la asistencia que proveyó al propio Mbappé en el solitario gol de los franceses, prácticamente no aportó nada más en ataque.

Neymar podría marcharse, por voluntad del propietario del PSG

Justamente éste sería el causante de la desesperación del propietario del club y, al mismo tiempo, emir de Qatar, Tamim Bin Hamad Al Thani. Resulta que ésta no ha sido la primera vez que Neymar tiene un rendimiento por debajo de lo esperado. En París recuerdan pocos buenos partidos del brasileño con su camiseta. Lo ficharon para que hiciera lo que hizo, por ejemplo, en la remontada del Barça en el mismo PSG por 6-1. Para que se ponga el equipo en los hombros. Y más allá de haberlo hecho en partidos como el de cuartos de final de la Champions de la temporada 2019/2020, contra el Atalanta en Lisboa, apenas lo ha hecho más.

Por otra parte, la actitud del extremo no ayuda. Al contrario. Neymar se ha perdido muchos partidos en las casi cinco temporadas en el Parque de los Príncipes y, en definitiva, no proyecta una imagen de esfuerzo esperada por los dirigentes del club. Tampoco acompaña al entorno del futbolista o la mala relación que habría entre la presidencia del club y el padre del jugador.

Por eso, según el periodista francés Romain Molina, el emir pondría a Neymar a la venta el próximo mercado de fichajes veraniego para, de este modo, empezar una reestructuración en la plantilla y abrir un nuevo ciclo después de tantas decepciones europeas. Cabe recordar también que Mbappé, a pesar de estar tentado por una oferta de renovación multimillonaria, acaba contrato el próximo mes de junio y podría marcharse libre. Leo Messi podría ser otra baja significante.

Previous

La gran paja mental del madridismo con Haaland

El gran señalado del empate del Barça ante el Galatasaray

Next

Deja un comentario