Lo que debería pasar para que el Barça gane la Liga

| |

Joan Laporta pronunció ayer, en la entrevista en RAC1, las palabras que los y las culés más optimistas llevan días anticipando en sus tertulias con amigos, familiares y vecinos. Preguntado por si firma un hipotético final de temporada con el trofeo de la Europa League en el zurrón y la consecución de la segunda plaza en la Liga, el presidente del Fútbol Club Barcelona se negó. Además, se llenó de coraje y exclamó que «yo quiero ganar la Liga».

“Lo digo convencido, creo que tenemos equipo para ganar la Liga, porque llegamos bien al último tramo de la competición, cuyo equipo está funcionando, con un entrenador que lo hace de película y que tiene aún más ganas que yo de ganar la Liga”, añadió. Es un sueño ambicioso y por tanto made in Laporta, dada la distancia aún sideral con el líder, el Real Madrid, y los puntos que quedan en juego. Sin embargo, las sensaciones que dejó el clásico, último partido antes del actual paro de selecciones, dan lugar al hecho que estos sueños se puedan dar… y se puedan cumplir. ¿Qué debería ocurrir, pues, para que el de Laporta se cumpla?

Ante todo, hay que hablar de la realidad y del presente. El Barça está todavía muy lejos del Madrid. El 0-4 en el Santiago Bernabéu, eso sí, ha ayudado. Para empezar, por la distancia a la clasificación. Gracias a la victoria en tierras madrileñas, los de Xavi Hernández recortaron tres puntos a su eterno rival para situarse a doce. Eso sí, además tienen un partido pendiente, frente al Rayo Vallecano. Éste se disputará el fin de semana de Sant Jordi. Si el Barça ganara, podría recortar tres puntos más en el Madrid. Si ambos conjuntos lo ganaran todo hasta ese momento, esto significaría un margen reducido a los nueve puntos.

La situación del Madrid

¿Pero serán capaces de ganarlo todo? ¿Quién tiene un calendario más difícil? Teniendo en cuenta que el Barça depende mucho del del Real Madrid, hay que repasar primero el suyo. De aquí al final de la temporada, los de Carlo Ancelotti se enfrentarán al Celta fuera de casa (cuatro días antes de visitar el Chelsea), Getafe en casa (tres días antes de recibir el Chelsea), Sevilla fuera, Osasuna fuera, Español en casa, Atlético de Madrid fuera, Levante en casa, Cádiz fuera y Betis en casa.

Son, pues, nueve partidos con varios condicionantes. Por un lado, hay que tener en cuenta la exigente eliminatoria que tienen contra el Chelsea en la Champions. Esto les hará desviar, en cierto modo, la atención. Éste es el torneo favorito de los jugadores del Madrid, aunque por cuestiones obvias tengan mucho más al alcance el trofeo de Liga. Es un campeonato que suele medir si las temporadas blancas han sido muy buenas, buenas, suficientes o malas. Entonces, contra el Celta, en Balaídos, y frente al Getafe, en el Bernabéu, podrían estar condicionados por ello.

Por otro lado, tanto el partido en tierras gallegas como el que tendrán en el Ramón Sánchez Pizjuán ante el Sevilla, en el Sadar ante Osasuna, en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid y contra el Betis en casa son muy complicados. Son partidos propicios para que los madrileños puedan dejarse puntos.

La situación del Barça

El Barça, por su parte, en primer lugar debería ganarlo todo. No es ningún disparate, teniendo en cuenta otras antiguas rachas en el mismo campeonato de Liga y la forma del equipo de Xavi. Y es que en la Liga ya acumula cinco victorias consecutivas y, contando todas las competiciones, son nueve victorias y tres empates en los últimos doce partidos. Además, muchos de estos partidos han sido contra rivales de la envergadura del Atlético de Madrid, Valencia, Nápoles, Athletic Club y Madrid. Y muchos de ellos con goleadas en el marcador.

El calendario de los catalanes de aquí al final de la temporada es el siguiente: primero contra el Sevilla en casa, y después contra el Levante fuera, contra el Cádiz en casa, contra la Real Sociedad fuera, contra el Rayo Vallecano en casa, contra el Mallorca en casa, contra el Betis fuera, contra el Celta en casa, contra el Getafe fuera y contra el Villarreal en casa. Sobre el papel hay cuatro partidos exigentes -los del Sevilla, la Real Sociedad, el Betis y el Villarreal- y seis enfrentamientos más bien factibles.

En términos de competiciones europeas, jugar elEuropa League es otra característica positiva para que se cumpla el sueño de Laporta. La eliminatoria contra elEintracht de Frankfurt se aleja mucho de la del Chelsea que tiene el Madrid en términos de dificultad. Obviamente puede pasar de todo, y los culés no pueden relajarse contra los alemanes, pero a priori Xavi afrontará con algo más de calma su duelo europeo que Ancelotti.

Si el Barça hiciera los deberes y ganara sus diez partidos, haría falta que el Madrid se dejara nueve puntos o más. Empatando a puntos el Barça se quedaría con el trofeo, ya que tiene el goal-average particular ganado. Entonces, hace falta que, por ejemplo, el Madrid pierda tres de sus nueve partidos. O que empate tres y pierda uno. En puntos, ahora mismo el Madrid está por delante, pero en sensaciones el Barça supera ampliamente al Madrid.

Un calendario algo más accesible, la alegría del 0-4 al clásico o el regreso de Ansu Fati son los grandes motivos que podrían explicar una remontada azulgrana el próximo mes de mayo. El Madrid, por su parte, necesitará igualar el empuje azulgrana y esperar a que, a diferencia del clásico, jugadores tan vitales como Karim Benzema no se lesionen.

Previous

Xavi tiene un gesto con Ansu que enamora al barcelonismo

La guerra en Ucrania, en vivo, este 30 de marzo

Next

Deja un comentario