Leipzig pide a Ilaix que no vuelva nunca más

| |

El centrocampista Ilaix Moriba no deja de protagonizar noticias negativas desde hace un año. El guineano se marchó del Barça el pasado verano después de que el club azulgrana le buscara una salida ante la negativa del jugador a renovar cuando tan sólo le quedaba un año de contrato. El futbolista pedía un salario completamente desorbitado por un jugador de dieciocho años y la directiva barcelonista se negó rotundamente a aceptar sus pretensiones económicas.

En Alemania ya no lo quieren

Después de romper su relación con el Barça, Ilaix Moriba se marchó al Leipzig y el club alemán tan sólo ha necesitado seis meses para acabar harto del jugador. El guineano está cedido al Valencia desde el pasado mercado de invierno y debería volver al conjunto teutón el próximo verano. Sin embargo, el diario alemán Bild asegura que la directiva del Leipzig no quiere que ese futbolista vuelva a su equipo nunca más. Según este medio, la directiva de este club considera que Ilaix Moriba es un jugador inmaduro y que tiene conductas de persona egocéntrica. El mismo diario ha compartido alguna anécdota que el ex azulgrana habría protagonizado en Alemaniacomo por ejemplo pedir a los fisioterapeutas del equipo que le sirvieran uva para comer mientras le masajeaban.

La situación deIlaix Moriba puede suponer un auténtico quebradero de cabeza para el Leipzig. El entrenador del equipo, Domenico Tedescoha sentenciado el centrocampista y no quiere volver a verlo en su plantilla según el Bild. Ahora, la directiva del club alemán debe ver lo que hace con un futbolista que le costó dieciséis millones hace menos de un año, pero que no puede jugar con su equipo. Una posible solución que tiene el Leipzig es negociar con el Valencia la prolongación de su cesión en ese club. Varios medios aseguran que la directiva valencianista y su técnico, José Bordalás, están contentos con el rendimiento que ha ofrecido el jugador hasta el momento. Por tanto, verían con buenos ojos que sigas en el club valenciano. Seguramente, la situación del guineano no se resolverá hasta el verano, pero el centrocampista debería empezar a mostrar un cambio de actitud porque van ya dos clubs que han tenido problemas con el jugador. Este hecho no es nada bueno por su imagen y puede impedirle dar un salto futbolístico.

Previous

El Barça utiliza el 0-4 en el Bernabéu para convencer a Haaland

Así ha sido la fiesta de ‘La Roja’ en Barcelona

Next

Deja un comentario