La surrealista denuncia de la UEFA a una pizzería alemana

| |

El fútbol es algo más que un deporte. Y esto hace que sus aficionados y sus aficionadas le incorporen en muchos aspectos de su vida. En la ropa, en el cuerpo en forma de tatuajes, en la habitación con pósters y demás merchandising o en el coche, escuchando retransmisiones de partidos. Sin embargo, recientemente la pizzería alemana Pizza Wolke incorporó la mejor competición de clubs del mundo en su carta. Denominó, de forma muy ingeniosa, su pizza de champiñones como Champignons League. Jugando así con el nombre de la Champions League. Y eso, lejos de generar simpatía, despertó la furia en el seno de la UEFA, que es quien organiza el campeonato.

Tanto es así, que el organismo presidido por el esloveno Aleksander Čeferin decidió denunciar la pizzería por uso indebido de un nombre patentado. Tienen razón, al menos es curioso que actúen con tanta chispa contra un negocio no muy grande. Lejos de preocuparse, los propietarios de la pizzería se sintieron “honrados, como un niño con zapatos nuevos”, en tanto que “Nos sentimos muy honrados, como un niño con zapatos nuevos

Así lo expresaron en las redes sociales del establecimiento. Sin asimilar que la UEFA les había denunciado, publicaron una foto de la notificación del organismo. Estas acciones, provocadas por el surrealismo de la denuncia, han generado una gran publicidad para Pizza Wolke. Y, en este sentido, la UEFA ha terminado reculando y expresando que «es obvio que la UEFA Champions League puede convivir felizmente con una pizza con ese nombre tan delicioso».

Pero esta no es la primera denuncia surrealista y de estas características que se produce en el mundo del fútbol. Hace una década, el Arsenal denunció también por plagio una sombrerería artesanal sevillana que se llamaba Arsenale. El equipo británico ganó el litigio y la tienda tuvo que cambiar su nombre. Y el Barça también ha protagonizado una situación similar, aunque algo más lógica. El equipo azulgrana denunció hace nueve años, con Sandro Rosell en la presidencia, el equipo ecuatoriano Barcelona Sporting Club (fundado por un catalán). No sólo tiene un nombre calcado, sino también el escudo y los colores. La causa, por último, no prosperó.

Previous

Bruselas consagra la ‘nuclear francesa’ y el ‘gas alemán’ como ‘energías verdes’

Xavi choca con el mismo problema que atormentó Koeman

Next

Deja un comentario