La prueba de fuego del Barça en Nápoles

| |

El Fútbol Club Barcelona afronta el regreso de los dieciseisavos de final de la UEFA Europa League en el estadio Diego Armando Maradona del Nápoles con la convicción de encontrar la efectividad perdida en la ida, para así ganar y sellar el acceso a la siguiente ronda. Xavi Hernández es consciente de que sólo faltó esto para redondear al señor partido en el Camp Nou ante el mismo rival. En la rueda de prensa posterior al choque, el terrassense lo dejó claro. Xavi recordó que lo único que faltó fue «materializar las ocasiones».

De rueda de prensa a rueda de prensa. Ahora, en la previa al encuentro de vuelta, el entrenador ha retado a sus futbolistas, al afirmar que la de hoy es una «prueba de fuego», que servirá «para ver dónde estamos». Y tiene razón. Apartando el concepto del fracaso, ya que nunca se podría considerar como fracaso perder en el estadio de un equipo que lucha por ganar la Serie A, el cierre de eliminatoria de hoy será un termómetro que marcará en qué situación competitiva se encuentra el Barça.

Obviamente, el signo final del partido demostrará, en gran medida, esta situación. La determinará. El Barça ha mejorado exponencialmente sus prestaciones. Por primera vez en muchos años, ha enlazado varios partidos jugando bien en el balón. Y sabiendo a qué quiere jugar. Sin hacer las cosas en vano. Haciéndolas con una intención. Xavi ha señalado en la misma rueda de prensa que “muchas veces, la consecuencia de jugar bien es un buen resultado. El fútbol es así. Yo creo que estaremos más cerca de ganar si jugamos como lo hicimos contra el Valencia”.

Ahora, pues, el Barça tiene la oportunidad de resarcir las decepciones pasadas en los torneos del KO: la Championsla Supercopa y la Copa. Desde que Xavi lidera el barco azulgrana, aunque el equipo tiene mejores sensaciones –tal y como ha expresado, sin ir más lejos, Marc-André ter Stegen en la misma rueda de prensa previa al encuentro de hoy-, todavía no ha sabido competir en este tipo de escenarios. No ha pasado ninguna prueba de fuego, todavía. Por A o por B, no ha estado acertado en todos los detalles en los que debía estar acertado.

En la Champions tuvo que ganar contra el Benfica para pasar la fase de grupos y certificar el acceso a los octavos de final. Y, después de jugar bien, no halló el gol. Contra el Real Madriden la Supercopa, el nivel aumentó al haberse recuperado Ansu Fati. Pero, de nuevo, pese a dominar al Madrid, los blancos supieron gestionar mejor la eliminatoria y se la llevaron. En la Copa, elAthletic Club acabó pasando por encima de los azulgranas en un escenario tan espinado como San Mamés.

Ahora, pues, después de acumular buenas sensaciones y mejorar los resultados ligeramente en la Liga, y con los fichajes cada vez más asentados, el equipo azulgrana tiene el reto de, por fin, demostrarse a sí mismo y al afición que está volviendo o que ha vuelto. Es el día indicado. Si ganan, habrán dado un paso de gigante. ¿Y si pierden?

Xavi definió el escenario de la posible derrota a la perfección. «Sabremos dónde estamos: si estamos preparados o aún necesitamos más tiempo», ha dicho. Y es así. Este Barça no entiende de fracasos. Entiende de aprendizajes. Este Barça no fracasará, porque lo está intentando. Se está autoconociendo y está trabajando duro. Xavi está iniciando un nuevo proyecto. Ni Roma se construyó en un día, ni el Barça de Guardiola empezó ganando en la Liga, ni Xavi debe ganarlo todo ya. Hace falta paciencia. Y, durante la paciencia, es necesario trabajar. Y se está haciendo. La de hoy será una buena prueba de fuego para el fénix culé.

Previous

Mbappé se aleja cada vez más del Madrid

Un jugador ucraniano del City desea «la muerte más dolorosa» en Putin

Next

Deja un comentario