Griezmann salva al Barcelona en el último minuto contra el Ibiza (1-2)

0
7
griezmann marca el gol en el minuto-94 contra el Ibiza

El Ibiza ganaba 1-0 en el minuto 73, pero el francés hizo un doblete

El Barça ha conseguido clasificarse para los octavos de final de Copa sufriendo mucho más de lo previsto. Contra todo pronóstico, el Ibiza ha puesto contra las cuerdas a los azulgranas, que han encajado el primer gol a los nueve minutos y han ido por detrás en el marcador hasta el 72. Griezmann, con dos remates, la segunda al tiempo de descuento, ha evitado la prórroga y, de paso, el desastre en el torneo del KO.

El partido ha sido marcado, sobre todo, por la pasividad azulgrana contra un Ibiza muy enchufado. Toda la expectativa que había generado la llegada de Setién ha desbravado de repente, con sólo cuatro días. El estreno en la Liga contra el Granada dejó dudas y el partido de Copa en Ibiza ha hundido aún más el ánimo de un equipo que no acaba de saber hacia dónde va. Por más que acabara ganando, la apatía de los jugadores evidenciaba que los problemas del Barça no se solucionaban sólo con un cambio en el banquillo.
Los locales, animados por el calor de los aficionados que llenaban Can Misses, no sólo se han puesto por delante en el marcador, sino que también han visto la clasificación muy cerca. Y aún más después del gol a los nueve minutos, fruto de un descuido grave de los azulgranas y en que Riqui Puig, que ha perdido la marca, ha quedado especialmente señalado: Javi Pérez remató y Pep Caballé ha desviado el balón con la rodilla.

Setién, que había dejado en Barcelona tres vacas sagradas (Messi, Busquets y Piqué, además de los lesionados), se ha arriesgado de entrada con un cambio de sistema, con tres jugadores detrás y un único central puro: Lenglet. La acompañaban Sergi Roberto y Junior Firpo, mientras que Semedo ha avanzado la posición para jugar de extremo. Ninguno de ellos ha brillado, quizá porque nunca habían jugado juntos con este esquema. Al equipo le ha faltado entendida colectiva, contundencia en el cuerpo a cuerpo y lucidez para superar la presión alta de la Ibiza. En el primer tiempo el Barça ha superado el 80% del tiempo pero ha sido incapaz de chutar hacia vez a portería. En cambio, los locales han llegado cuatro veces y han disparado cinco veces: un gol, anulado por falta, un tiro al palo, un rechazo de Neto y un lanzamiento desviado de falta.

Griezmann en el barcelona ibiza de copa del rey

Ha sido muy difícil encontrar algún jugador visitante que brillara. El partido parecía condenado al desastre porque el Barça no le servía de nada tener el balón. Nadie se desmarcaba, nadie se ofrecía, nadie driblar. El Ibiza, en cambio, ha salido por velocidad siempre que ha robado el balón. Eran pocas, sin embargo demasiado claras. Tras el gol, el árbitro ha anulado un tanto de Rodado por una falta previa a Lenglet. Y a la media hora ha llegado una nueva ocasión clarísima, tras un error de Junior Firpo. Rai ha quedado solo y ha chutado al palo, y el rechazo cayó a los pies de Rodado, que ha disparado de primeras pero no ha podido superar Neto. El portero azulgrana, batido en el remate inicial, ha conseguido sobreponerse al gol ya las dudas del entorno, y ha acabado completando un partido de menos a más. Una falta en la segunda mitad, donde ha recibido un golpe en las costillas y apoyaba mal el tobillo, ha estado a punto de dejarlo fuera de combate pero finalmente pudo continuar jugando.

Una hora sin tirar a la portería del Ibiza

La producción ofensiva de los culés no se ha visto hasta la hora de partido, cuando Ansu Fati ha escapado por velocidad y ha probado un disparo desviado. Era el primer aviso. El entrenador movía el banquillo para intentar corregir un partido que parecía condenado al fracaso. Los locales, bien aleccionados por Pablo Alfaro, han hecho lo que mejor que sabían hacer: jugar como colectivo, bien ordenados, sin cometer errores y muy agresivos en el cuerpo a cuerpo. Seguramente, el único argumento que tenían al alcance para que, con el paso de los minutos, cada vez lo tenían más difícil para llegar al área de Neto.

Pero donde no llega el colectivo, llegan las individualidades. Y en el minuto 72 el Barça ha encontrado la luz con una conducción de De Jong que ha finalizado Griezmann. Ambos, desaparecidos hasta entonces, se han asociado y el francés no ha fallado con un remate cruzado.

El gol ha dejado herido de muerte el Ibiza, que veía como se le echaba por tierra el trabajo realizado hasta entonces. El tanto ha llegado justo después de la salida de Riqui Puig. El centrocampista del filial, condicionado por el error en el gol local y que había acumulado numerosas pérdidas de balón, había dejado paso a Arthur Melo. También han entrado después Jordi Alba y Arturo Vidal. Setién ha apostado por la experiencia y le ha salido bien en el minuto 94: Alba ha visto como Griezmann se desmarcaba, ahora por el lado izquierdo, y el delantero ha cruzado el balón para evitar la prórroga. Sufriendo y sin hacer muchos méritos, más allá de las jugadas individuales, el Barça estará en el bombo de octavos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here