El Elche remonta en dos ocasiones para acabar empatando el partido (2-2)

0
33

Duelo de necesidades en el Martínez Valero entre Elche y Osasuna. Este partido sí que era una final. Ambos venían de estar siete jornadas sin ganar y los dos necesitaban como el oxígeno los tres puntos. Esa obligación para ganar provocaba errores por precipitación y el partido no podía terminar de otra manera, con empate (2-2).

Tete Morente tuvo la primera. El lanzamiento fuera, cuando Fidel pedía el balón para empujarlo. El mismo protagonista, Morente, perdía un balón y Darko a punto estaba de hacer el primero para los de Jagoba Arrasate. Osasuna buscaba la espalda de la defensa franjaverda y en el minuto 16 Calero, por banda derecha dejaba atrás Dani Calvo para hacer un pase al segundo palo. Allí entraba como un avión Rubén García para cruzarlo le el balón a Edgar Badia. 1 a 0 y el Elche se veía superado por la presión de los pamploneses.

Josan tenía la oportunidad de empatar diez minutos después. Su lanzamiento tampoco encontraba la puerta de Rubén. En el 23, Unai García perdonaba el dos a cero. El Elche continuaba teniendo dificultades para sacar el balón de atrás, aunque cuando lo hacía por banda izquierda con Josan y Barragán s’eixia con velocidad hacia la puerta contraria. Cuando mejor estaba el Elche, Roberto Torres perdonaba otra ocasión clara. El Elche necesitaba el descanso y quien sabe si a Víctor Rodríguez que ha pasado buena parte de los primeros 45 minutos calentando en la banda.

Jesús Muñoz, que hoy sustituía Almirón para dar positivo en coronavirus, hacía tres cambios en la reanudación. Nino, Josema y el organizador, Víctor Rodríguez, salían al campo. Hacía falta un cambio radical en el juego.

Dicho y hecho, minuto 2, Nino abra a Rigoni, que había cambiado de banda con los cambios. El balón, tras tocar en un defensa, llega al segundo palo, donde el mejor hombre del partido, Fidel, llega para empujar el balón. El Elche cambiaba el rumbo del partido. El Elche ha tenido un buen momento de juego, con Víctor y Marcone moviendo el balón y un Elche bien abierto, aprovechando las bandas.

Pero Osasuna también necesitaba sumar de tres en tres y el Elche, que había mejorado en ataque, continuaba desajustado en defensa. El de hoy ha sido el partido donde más descoyuntadas ha visto la retaguardia.

En el 62 Roberto Torres volvía a perdonar los franjaverds tras cruzar demasiado el balón. Era el anticipo de lo que iba a pasar a continuación. Darko Brasanac volvía a desnivelar el partido al aprovechar un contragolpe de dos contra cuatro. Toca volver a remar a contracorriente.

Guido Carrillo repareixia tras superar las molestias en la rodilla y, en el primer balón que tocó, reventó el balón hasta el fondo de la red. El error en el rechazo de Íñigo Pérez la aprovechaba el delantero argentino. Era el balón soñado para un cazagoles.

Aunque el Elche iba a tener la victoria en la cabeza del héroe del ascenso, Pere Milla. El mediapunta había entrado al campo ya punto estuvo de dirigir magistralmente un buen centro de Fidel, una más. Al fin, un Osasuna que ha perdonado y un Elche que, con orgullo y trabajo, ha sacado un punto que parecía perdido.