Benzema vuelve a provocar la pifia de un portero en la Champions

| |

El Real Madrid ha dado un paso de gigante en los cuartos de final de la UEFA Champions League. El equipo entrenado por Carlo Ancelotti ha obtenido una victoria de prestigio en la ida de la ronda. En casa del vigente campeón, el Chelsea, se impuso por 1-3, gracias a un hat-trick de Karim Benzema. El francés ha vuelto a coronarse con su enésima noche grande. Ha marcado dos goles de cabeza y, el tercero, aprovechando una pifia del portero blueÉdouard Mendy. Y ya se ha especializado en esto. Benzema huele la sangre de los porteros y lo aprovecha para marcar goles trascendentales. El de hoy ha sido el cuarto gol que marca con estas circunstancias en la máxima competición continental.

La primera pifia, a cargo de Sven Ülreich, del Bayern de Múnich

El primero fue en la última edición de Champions que el club blanco ganó. Corrían las semifinales de la de la temporada 2017/2018 y el Madrid recibía el Bayern de Múnich en el Santiago Bernabéu. Era el estribillo. En la ida, en Alemania, el Madrid logró un meritorio 1-2. Y en la vuelta, los bávaros tenían la sartén bien cogida por el mango. Con un 1-1 en el marcador, dominaban a los blancos y necesitaban un gol para empatar la eliminatoria. De repente, el portero suplente del entonces lesionado Manuel Neuer, Sven Ülreich, incomprensiblemente se relajó ante la vigilancia del francés, que aprovechó la tesitura para robarle la pelota y poner, sorprendentemente, el 2-1 en el luminoso. Por último, con un empate a dos, el Madrid de Zinedine Zidane pasó a la final de la competición.

Karim Benzema aprovecha el error de Sven Ülreich | Bein Sports

La segunda pifia, a cargo de Loris Karius, del Liverpool

Precisamente en esa final se produjo la segunda pifia provocada por Benzema. Tocaba jugar, en Kiiv, el partido decisivo contra el Liverpool de Jürgen Klopp. Un equipo muy poderoso, pero con un guardameta de segundo nivel: Loris Karius. Todo corría muy igualado hasta que, en el inicio de la segunda parte, se dio la pifia mencionada. Karius tenía el balón en sus manos y, buscando servirlo para un compañero, Benzema puso la pierna. Gracias a la inercia del movimiento del alemán, el balón terminó dentro de la portería. 1-0 provisional, que acabó transformándose en un 3-1 definitivo y en la decimotercera Champions blanca.

Karim Benzema sorprende a Loris Karius y marca un gol | AP Photo

La tercera pifia, a cargo de Gianluigi Donnarumma, del París Saint-Germain

La siguiente pifia se ha dado recientemente. Ha sido este año, en la eliminatoria contra el poderoso París Saint-Germain de Leo Messi, Neymar Jr y Kylian Mbappé. La ida, pese al abismal dominio francés, acabó con un corto 1-0, gracias a un gol del citado Mbappé en las postrimerías. Y la vuelta empezó con el mismo guión. El PSG tenía al Madrid encerrado en su propia área. Y Mbappé avanzó, de nuevo, los suyos. Pero en la segunda mitad Benzema volvió a vestirse de héroe para unos y malvado para otros.

Cuando el portero visitante, Gianluigi Donnarummaconsiderado, con justicia, como mejor jugador de la Eurocopa de 2021, tenía una pelota en los pies, Benzema le presionó y se la arrebató cuya carga no fue suficiente para ser considerado como infracción. Vinicius Jr. la recuperó y sirvió para que el francés empatara el partido. Posteriormente, con el miedo francés y el ánimo madridista, completó un hat-trick y clasificó a los suyos para los cuartos de final de la competición.

Karim Benzema aprovecha la relajación de Gianluigi Donnarumma | Getty Images

La cuarta pifia, a cargo de Édouard Mendy, del Chelsea

Y en los cuartos de final de la misma edición se ha dado la cuarta pifia. En una jugada que parecía intrascendente, el guardameta Édouard Mendy, ganador del Guante de Oro del 2021, y por tanto, según la revista France Football, mejor portero del año en cuestión, se ha relajado excesivamente y ha cedido un petardo a su compañero Antonio Rüdiger. Allí rondaba, por supuesto, Benzema. Olía sangre y, efectivamente, la había. El francés ha robado el balón al defensa, y de lejos, con la portería vacía, ha marcado el tercer tanto de un nuevo hat-trick.

Karim Benzema aprovecha el mal pase de Édouard Mendy | Movistar+

Éste no es definitivo, pero no deja de acercar los suyos a las semifinales del torneo. Una eliminatoria que sería muy morbosa: o contra el Manchester City de Guardiola, o contra sus vecinos, el Atlético de Madrid. No intenten entenderlo: es la mística del cuarto máximo goleador histórico de la competición (sólo por detrás de Cristiano Ronaldo, Leo Messi y Robert Lewandowski), y del delantero de un equipo que cuando siente el himno de la Champions se motiva como nadie.

Previous

Critican a Guardiola por un comentario sobre el Atlético

Sergio Ramos vive un infierno en el campo del PSG

Next

Deja un comentario