Ya es otoño en el Afganistán talibán

| |

Algunas mujeres musulmanas usan un pañuelo en la cabeza. Otras, prendas similares según el país, como el niqab, que también cubre el rostro. Cubrirse la cabeza se considera un símbolo religioso de humildad ante Dios.

En el caso de Afganistán, el burka también se ha convertido en un símbolo, pero de la opresión ejercida sobre las mujeres por el gobierno talibán (1996-2001). Esta prenda cubre todo el cuerpo, de la cabeza a los pies, solo con una rejilla de malla delante de los ojos para que puedas ver.

En su primera conferencia oficial, los talibanes afirmaron estar “comprometidos con los derechos de las mujeres bajo la sharia [ley islámica]»Les permitiremos estudiar y trabajar dentro de nuestro sistema», argumentaron, el tema de la vestimenta no se ha discutido.

Sí lo hizo Suhail Shaheen, en una entrevista con el canal de televisión británico Sky News. El portavoz del grupo en Doha (donde se llevaron a cabo las conversaciones de paz) argumentó que «el burka no es el único hiyab (al verlo y, por extensión, el acto de cubrirse la cabeza) que se puede usar. Hay diferentes tipos de hiyab».

La «autocensura», en cualquier caso, funciona tanto o más eficazmente que la prohibición. Según las agencias de noticias y medios internacionales sobre el terreno, las mujeres tomaron la decisión de precaución de comprar un burka. El rápido avance de los talibanes ha llevado a la ciudadanía, especialmente en Kabul, a acelerar la retirada de dinero y la compra de productos básicos. Entre estos, para las mujeres, se encuentra el burka. La alta demanda ha provocado que el precio de la prenda se multiplique hasta por diez esta semana.

Haz hijab ao al-amira

Uno de los periodistas que lo encontró es el corresponsal de la CNN Clarissa Ward, quien en las últimas horas ha sido utilizada inadvertidamente en las redes sociales para ilustrar el antes y el después de la llegada de los talibanes. En una primera foto, apareció con la cabeza descubierta; en el segundo, cubierto con un al-amira (con solo el rostro visible).

Ward aclaró en Twitter que la imagen inicial había sido tomada en instalaciones privadas y la posterior, en las calles de Kabul, donde siempre llevaba pañuelo, aunque no se cubría del todo como ahora. “Entonces hay una diferencia pero no tan radical”, aclaró.

More en Herat, informado Associated Press, los talibanes ya estaban repartiendo pañuelos en las puertas de las escuelas esta semana para cubrir a las niñas. Y fuera de las grandes ciudades, donde se sitúa el foco de la opinión pública mundial, especialmente en las zonas rurales, los informes en las redes sociales, sin verificación periodística, dicen que el retroceso de los derechos de las niñas y mujeres ya está en marcha.

Previous

La OMS insiste en que no se necesita ninguna inyección de refuerzo contra Covid

Más evidencia de la participación de Macri en el envío de armas durante el golpe en …

Next

Deja un comentario