Victoria judicial de las abejas sobre Bayer

| |

Hay al menos 20.000 especies de abejas silvestres en el planeta, de las cuales unas 2.500 viven en Europa. Este y otros insectos, además de las aves o los murciélagos, contribuyen a la polinización de 87 de los 115 cultivos principales del mundo, hasta el 35% de los cultivos del mundo. Estos son datos de la Agencia de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO).

Es decir, sin las abejas, el hambre sería un problema aún mayor de lo que ya es. Aproximadamente tres de cada cuatro cultivos de frutas o cereales destinados al consumo humano a nivel mundial dependen, al menos en parte, de los polinizadores. Las abejas no solo potencian la producción agrícola de verduras, frutas, bayas y semillas, sino que también la mejoran y la hacen de mayor calidad y variedad.

Su importancia, y la alarmante reducción de su número que se ha registrado en los últimos años, hizo que la ONU decidiera en 2017 designar el 20 de mayo como Día Mundial de las Abejas. Para la FAO, esta disminución “puede atribuirse al uso de plaguicidas, la degradación del hábitat, la insostenibilidad de la agricultura intensiva, las plagas y patógenos y el cambio climático”. Y aboga por “procesos ecológicos en la producción de alimentos”.

Tres pesticidas

El Día Mundial de las Abejas de este año tiene un motivo especial para celebrarlo. En las últimas horas, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea -el tribunal supremo de la UE- ha rechazado un recurso de la multinacional químico-farmacéutica alemana Bayer, que pedía el fin del veto a tres insecticidas utilizados para proteger cultivos especialmente dañinos para las abejas.

Otrel tribunal de la UE había establecido este veto en primera instancia hace tres años, que afecta a tres principios activos: imidacloprid, desarrollado por Bayer CropScience; clotianidina, desarrollada por Takeda y Bayer CropScience de Japón; y tiametoxam desarrollado por la suiza Syngenta (propiedad de la empresa estatal china ChemChina).

Un portavoz de Bayer, en declaraciones recogidas por agencias internacionales, afirmó que “el veredicto parece permitir a la Comisión una carta blanca para revisar las autorizaciones existentes, con base en la más mínima evidencia, que ni siquiera necesitan ser nuevos datos científicos”.

Sin embargo, desde la última década, cada año se publican más y más estudios científicos de organismos de prestigio que vinculan estos productos con la muerte de insectos polinizadores.

La directora de asuntos judiciales de Greenpeace, Andrea Carta, expresó su satisfacción con el fallo del tribunal: “El Tribunal de Justicia ha reafirmado que la protección de la naturaleza y la salud de las personas tiene prioridad sobre los intereses miopes de las poderosas multinacionales”.

Veto progresivo e parcial

En 2013, la Comisión prohibió el uso de neonicotinoides -insecticidas como imidacloprid, clotianidina o tiametoxam que actúan sobre el sistema nervioso central de los insectos- en cultivos de cereales, aunque mantuvo su uso en otros como la remolacha azucarera. Y en abril de 2018 decidió vetar por completo su uso en exterior ante la progresiva reducción de las colonias de abejas.

Sin embargo, a nivel de los Estados miembros, entre 2013 y 2019, se concedieron 206 autorizaciones de emergencia para el uso de estos tres neonicotinoides. La Comisión tiene como objetivo reducir el uso de plaguicidas al 50% y de fertilizantes al 20% para 2030.

Hasta el momento, según el último informe del Tribunal de Cuentas al respecto, las medidas adoptadas por la UE para conservar la reducción progresiva del número y diversidad de insectos polinizadores en el continente han sido ineficaces.

Referéndum en Suiza para prohibir el uso de pesticidas artificiales

Según una encuesta publicada ayer por la televisión pública suiza, SRF, El 55% de los encuestados votará a favor de prohibir el uso de plaguicidas artificiales y la importación de alimentos del exterior donde se utilizan estos insecticidas.

La medida, en caso de aprobarse, deberá implementarse en un plazo máximo de diez años. En otra votación paralela, la encuesta muestra que el 54% apoya la retirada de los subsidios a los agricultores que usan pesticidas o los agricultores que administran antibióticos a los animales a diario.

El referéndum tendrá lugar el 13 de junio.

Previous

Contra la pobreza y por el pleno empleo en Oporto

Escocia se reafirma en su independencia

Next

Deja un comentario