supera el 50% de los votos y amplía su mayoría absoluta en el Parlament

supera el 50% de los votos y amplía su mayoría absoluta en el Parlament

Uno nueva victoria en las urnas independentistas de Cataluña. Si en las elecciones de 2017 las fuerzas soberanistas sumaron 70 diputados en un Parlamento de 135; en las elecciones de este domingo esas tres mismas fuerzas (ERC, Junts y CUP) consigue 74 representantes: 4 más. El llamado “efecto isla” fue para apoyar a los socialistas pero no para derrotar la independencia.

Una independencia, además, que espor primera vez el 50% de los votos. No solo tiene entonces una mayoría absoluta en los escaños, sino que también la tiene en los votos, algo de cuya falta se le achacó repetidamente desde las filas ‘constitucionalistas’ a lo largo de los años. Un argumento que, tras lo ocurrido este domingo, cae. La independencia nunca ha tenido tan buenos resultados. La pérdida de 2 plazas de Junts respecto a 2017 queda más que compensada por la plaza ganada por ERC y, sobre todo, por las 5 que aumenta la CUP, que duplica representación y logra 9 diputados.

Nunca en un Parlament catalán ha habido tanto diputado independentista (74 de 135), ni tantos escaños de izquierda (83)

El PSC ganó las elecciones de este domingo en cuanto a ser el candidato con más votos. Sufragio que no le da para jactarse de una victoria propiamente dicha (empata a 33 deputados con ERC) y que de poco le servirá el acuerdo de todos los candidatos independentistas de no pactar con el PSC. Un documento que también cuenta con la firma de Esquerra y que cierra la puerta en principio a cualquier deseo de repetir un ‘tripartito’ en el formulario PSC-ERC-En Comú (sumarían 74 representantes). De todos modos, el candidato socialista Salvador Illa ya había anunciado en su comparecencia tras el fin del escrutinio que iba a postularse para la investidura para ser presidente de Cataluña. “El cambio ha llegado para quedarse”, dijo.

Pero si el pacto con la independencia parece imposible para el PSS, si los socialistas miran a la banda no independentista, el escenario es preocupante: Vox arrasa con Cs (¡pierde 30 diputados!) Y PP y consigue 11 escaños, posicionándose como los representantes de la derecha española en Cataluña.

14-F registra la participación más baja de la historia. La participación es del 53,3% del censo, 26 puntos menos que en 2017

En Common ocupa posiciones (los 8 representantes que tenía), resistiendo así las urnas y sondeos que auguraban un declive en la representación de esta formación.

Quienes rinden cuentas son independentistas. ERC logra 33 representantes (1 más que en 2017), Junts 32 (2 menos) y CUP llega a 9 (5 más). En total, 74, cuatro más que en 2017. Y este resultado también está avalado por el hecho de superar la soberanía con el 50% de los votos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *