Rousseff advierte de un «golpe dentro del golpe» iniciado con su ‘juicio político’

| |

Cinco años después de su destitución como presidenta de Brasil, dijo Dilma Rousseff en una entrevista con Focus Brasil, publicación vinculada al Partido de los Trabajadores (PT) en la que milita, que el Gobierno del actual presidente, Jair Bolsonaro, está «coqueteando con la posibilidad de un golpe dentro del golpe», ya arrancó ─dice─ en 2016 con el juicio político que lo tomó de su cargo.

«El golpe se produjo el 31 de agosto de 2016. Lo que vivimos ahora es la posibilidad de un nuevo golpe basado en las formas derivadas de la guerra híbrida», aseguró la política del Partido de los Trabajadores (PT).

«Allá atrás hubo un golpe parlamentario, judicial y mediático. Pero, sobre todo, un golpe del sector financiero, del capitalismo financiarizado. Un golpe neoliberal», dijo, y se comprometió: «No hubo una intervención militar clásica, pero una manipulación de las reglas Hubo una ruptura violenta con el status quo de la democracia «.

Rousseff enmarcó el procesamiento de su predecesor y colega de partido, Lula da Silva, en este mismo “golpe”. «El acto posterior al golpe de acusación fue el encarcelamiento de Lula [em abril de 2018]. Allí, lo que se quería era hacer inviable la posibilidad de que se convirtiera en candidato. Y, por tanto, el proceso de reproducción del golpe en sí estaría garantizado ”, argumentó.

Rousseff considera que en ese momento, «si Lula es elegido, se detendría el golpe». Con todo aseguró que «no fue suficiente arrestarlo». «Después de todo, no perdió la popularidad que disfrutaba. Seguía siendo competitivo. Y no perdió la confianza de la gente». Fue entonces, dice el exresidente, que «se produjo un nuevo acto golpista: la interdicción de Lula en el proceso electoral». «Está condenado, preso y, finalmente, lo sacaron de las elecciones de 2018. No puede hablar ni hacer campaña. El golpe se profundizaba. Y ya le habían sacado al genio de la botella», explicó.

07 de septiembre

De vuelta al presente, el expresidente brasileño advirtió que las manifestaciones del próximo 7 de septiembre son un «ensayo» del «golpe dentro del golpe».

Ese día, coincidiendo con el Día de la Independencia, se convoca una gran manifestación en Brasil en apoyo de Bolsonaro y en protesta contra el Parlamento y la justicia. Evangelistas, ruralistas, monárquicos, pero también policías y militares, estarán presentes en la marcha, a la que asistirá el propio presidente.

Lo que los une a todos es el apoyo a la reelección de la extrema derecha y el repudio de la izquierda, representada por Lula da Silva.

Previous

Bruselas anuncia que el 70% de la población adulta de la UE está completamente vacunada …

Los primeros combates en el valle de Panjshir dejan siete soldados talibanes muertos

Next

Deja un comentario