Puigdemont defiende su inmunidad en el Parlamento Europeo

| |

El expresidente de la Generalitat y diputado al Parlamento Europeo por Junts per Cataluya (JxCAT) Carles Puigdemont compareció este jueves ante la puerta cerrada ante la comisión del Parlamento Europeo. La comisión deberá pronunciarse sobre la petición solicitada por el Tribunal Supremo de España para levantar la inmunidad del expresidente así como de las exconsejeras y eurodiputadas Toni Comín y Clara Ponsatí, que también comparecieron ayer.

La Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo (Juri) examinó los expedientes de los tres eurodiputados por separado, donde Puigdemont fue el primero en comparecer, seguido de Comín y, por último, Ponsatí. Las audiencias consistieron en una exposición máxima de 15 minutos en la que los políticos exponen sus argumentos, seguida de una ronda de preguntas de los eurodiputados que integran la comisión Juri.

Tras este intercambio, los catalanes tuvieron que dejar cada sesión para que la comisión continuara una discusión a puerta cerrada sobre su expediente. Tras este debate, el ponente será el encargado de redactar el informe proponiendo la posición del Parlamento Europeo, texto que se someterá primero a la votación de la comisión y luego al pleno.

En esta ocasión, se trata del conservador búlgaro Angel Dzhambazki, quien comparte grupo (Conservadores y Reformistas europeos) con la delegación de Vox y los flamencos de la Nueva Alianza Flamenca (N-VA).

Se necesitan entre cuatro y seis meses de trabajo para llevar a cabo todo este proceso, por lo que es poco probable que el Parlamento Europeo pueda responder a las solicitudes antes de marzo o abril.

Cinco de 55

El reglamento del Parlamento Europeo permite rechazar una petición si está motivada por opiniones o votos del eurodiputado en el ejercicio de sus funciones y también si se produce un caso de fumus persecutionis, es decir, cuando se concluye que la intención de la solicitud es “perjudicar la actividad política de un diputado y, en consecuencia, la independencia de la institución ”.

El Parlamento Europeo ha recibido 55 peticiones de las autoridades judiciales de los Estados miembros durante la última legislatura, solicitando el levantamiento de la inmunidad de uno de sus miembros y solo se ha negado a suspender esta protección en cinco de los casos. La inmunidad parlamentaria garantiza que un eurodiputado no sea objeto de persecución política.

Previous

El Elche no puede con todas las adversidades y queda eliminado de la Copa (2-0)

Ayudas estatales en Portugal para pagar la electricidad

Next

Deja un comentario