La pesca y la supervisión legal siguen siendo los obstáculos para el acuerdo posterior al Brexit

0
9

Las conversaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido para llegar a un acuerdo sobre su futura relación continúan ligadas a tres cuestiones generales: los mecanismos para asegurar el cumplimiento y resolver las diferencias que puedan surgir en su implementación; el establecimiento de unas condiciones de competencia equitativas entre las dos partes, en particular en lo que respecta a la competencia leal entre empresas británicas y comunitarias; y por último, el tema de la pesca, tema que ya se preveía complicado desde que se confirmó que habría Brexit. Más concretamente, desde que Reino Unido abandonó la UE el 31 de enero.

Charlas que durante la tarde de ayer, informó la agencia EFE, permaneció directamente entre los máximos representantes del Reino Unido y la Unión Europea. “Llamar esta tarde [por onte] a las 20.30 horas en Bruselas con Boris Johnson, junto con el presidente Von der Leyen, antes del Consejo Europeo “, escribió Barend Leyts, portavoz del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en su cuenta de Twitter.

Llamada de tres

La llamada telefónica de Von der Leyen-Michel-Johnson se produjo en vísperas del inicio de la cumbre europea de hoy en la que los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 debatirán sobre el estado actual de las negociaciones post-Brexit entre Bruselas y Londres. Las dos partes aspiran a cerrar el acuerdo en las próximas semanas, de modo que la ratificación parlamentaria pueda tener lugar en el Reino Unido y la UE entre noviembre y diciembre, y la convención podría entrar en vigor el 1 de enero.

Ese día marcaría el final del período transitorio en el que se sigue aplicando la legislación comunitaria en territorio británico y, finalmente, el Reino Unido se convertirá definitivamente en un tercer país.

Sin embargo, el Primer Ministro británico había mantenido en todo momento que hoy, 15 de octubre de 2020, era el plazo para llegar a un acuerdo. Fuentes cercanas a la negociación citadas por la agencia Reuters Sin embargo, aseguraron que Londres no tomará decisiones drásticas hasta que se conozcan las conclusiones alcanzadas por el Consejo Europeo.

Como se muestra en el esquema de los hallazgos a los que tuvo acceso la agencia AFP, “los avances en cuestiones clave de interés para la Unión aún no son suficientes para alcanzar un acuerdo”. Además, se invita al negociador de la UE Michel Barnier a “intensificar las negociaciones” con su homólogo británico, David Frost, hasta la fecha y aplicar un acuerdo comercial antes de la fecha límite del 1 de enero.

Barnier vs. Merkel

El martes pasado, tras una reunión con los ministros de asuntos europeos de todos los estados miembros, Michel Barnier aseguró que “la UE seguirá trabajando por un trato justo en los próximos días y semanas”, desestimando las amenazas de ruptura del primer ministro británico.

“Es el tercer plazo unilateral que Johnson impone sin un acuerdo”, dijo, y agregó: “Todavía tenemos tiempo”. Por su parte, Londres ha acusado a Bruselas, dijo El guardián─ de “usar el viejo manual para pensar que dejar que se acabe el tiempo va en contra del Reino Unido”.

Más pesimista que Barnier -o quizás más realista- es la Primera Ministra de Alemania, Angela Merkel, quien también el martes durante su discurso ante el Comité de las Regiones de la UE dijo que “queremos un acuerdo”. “Pero también debemos enfrentar la realidad, porque un acuerdo obviamente debe ser en beneficio de ambas partes”, agregó.

Entre otras cuestiones, la ausencia de un pacto entre el Reino Unido y la Unión Europea detendría temporalmente todo transporte de mercancías y personas entre los dos territorios a partir del 1 de enero. También revertiría todas las reglas comerciales existentes ahora a los mínimos establecidos por la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Acceso a las pesquerías británicas, “por historia”

Bruselas quiere asegurarse de que sus buques pesqueros tengan acceso a aguas británicas, pero Londres insiste en que se reafirme su soberanía y no acepta que la UE tenga capacidad legal en el tema. Aboga, por el contrario, por un simple acuerdo bilateral como el que la UE ha firmado con Canadá; y Bruselas responde diciendo que la economía británica está más cerca y más integrada con la UE que la canadiense. Además, sostiene que el mercado único debe estar protegido legalmente de cualquier cambio de opinión del Reino Unido.

Los estados con intereses pesqueros más cercanos, Bélgica, Holanda, Alemania, Dinamarca y principalmente Francia, son los que están ejerciendo más presión sobre este tema. Paris mantiene una postura más firme: Barnier es francés, hay que recordarlo. Específicamente, insiste en que sus barcos han estado operando en aguas británicas durante siglos antes de que se formara la UE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here