“Nuestra preferencia por gobernar es con el PSC”

“Nuestra preferencia por gobernar es con el PSC”

¿Estás dispuesto a participar en un Gobierno con Vox o facilitarlo?

Un Gobierno con Vox no está en absoluto en nuestras intenciones, y no lo queremos. Ya dijimos que nos gustaría un Gobierno constitucionalista. Y nuestra preferencia es con el Partido Socialista. Queremos darle un cambio a la sociedad catalana y no tener la misma: un gobierno independentista o un tripartito con ERC.

¿Qué papel jugaría el PP en ese Gobierno, teniendo en cuenta su apoyo?

Tanto el PP como Vox tendrán que decidir si quieren un cambio en los Gobiernos de Cataluña y lo que nunca hemos tenido: un Gobierno sin fuerzas nacionalistas o independentistas.

El socialismo siempre ha gobernado con ERC y ha inclinado la política catalana hacia el mismo lado. Optamos por un cambio de paradigma absoluto. Espero que el PSC se anime a formar Ejecutivo y que PP y Vox no tengan más remedio que apoyar un Gobierno de cambio. Pero para lograrlo es muy importante que la población que quiere el cambio se movilice. Y movilizarnos votando Ciudadanos, porque solo si Cs es fuerte, y suma el PSC, habrá cambio. Si no obligamos al PSC a pactar con Cs, los socialistas lo harán con Podemos, y ya sabemos con quién coincidirán con los dos si se unen: con ERC.

El cambio real pasa por tener una C fuerte, y que el resto de partidos constitucionalistas sean responsables y apoyen el cambio.

Las encuestas predicen una caída en Cs.

La caída hace referencia a los resultados de los 36 diputados que sacamos en 2017. Y desde el tropiezo de hace más de un año en el Congreso, la intención de voto no ha dejado de crecer. Hay un 36% de indecisos. Aspiramos a una buena participación y que los indecisos acaben inclinándose por Cs.

¿No atribuye la caída a hacer una oposición muy dura?

Somos un partido liberal, de centroderecha y moderado. En lo social podemos estar de acuerdo con la izquierda o la derecha para implementar medidas para los ciudadanos, que están muy angustiados por la crisis. Nuestra ubicación ideológica es muy clara. Somos la familia liberal. Queremos para Cataluña y el resto de España grandes acuerdos con la familia conservadora, socialdemócrata y liberal. Es lo que se hace en el resto de Europa. No sé por qué no aquí.

Con el contexto que teníamos de la política populista nacionalista, nos distinguimos por nuestra firmeza en la defensa de la democracia y por la denuncia de los excesos populistas. Nuestro discurso no es duro, es claro en defensa de la democracia. No nos hemos ocupado de la democracia. No abrazamos a los terroristas.

¿A qué atribuyes entonces la caída?

A la grandísima polarización que existe en España y Cataluña. Tenemos partidos que desde el populismo tienen el control absoluto de los medios públicos. Y a partir de ahí tensan a la sociedad y crean división. Luego, bajo los auspicios del populismo, vinieron otros populismos, de derecha. Y nacionalistas, pero de otro signo. Y nos encontramos un poco en medio de esta polarización de la política. La defensa de nuestras instituciones, nuestras libertades, nunca puede calificarse de radical.

Se o independentismo supera 50% aceptaría a independencia?

En circunstancias como estas y en las elecciones autonómicas, pensar que superar el 50% significa tener el apoyo para hacer una declaración unilateral de independencia es desconocer los sistemas legales democráticos de nuestro entorno. Cambiar una regla como el Estatut requiere dos tercios del Parlament, una regla que nos hemos dado los catalanes.

Que ahora haya un sector de la población que apoye una opción que dice que declarará la independencia es absolutamente antidemocrático, sin importar cuánto obtenga ahora el 50% de los votos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *