“Ni balas, ni hambre, ni covid”, grita el ciudadano negro ante el racismo policial

| |

Miles de personas protestaron el jueves – hoy amanecer gallego – en varias ciudades brasileñas contra el racismo y la violencia policial, una semana después de un operativo antidrogas que dejó un total de 28 muertos en una favela de Río de Janeiro, según los medios locales. La operación fue la más mortífera en la historia del estado de Río, dijo. hoja.

En la primera versión, la policía dijo que el objetivo era desmantelar una pandilla que recogía a niños y adolescentes por tráfico de drogas, robos, secuestros y asesinatos. Sin embargo, un nuevo informe días después mostró, sin embargo, que la redada debía cumplir con 21 órdenes de arresto pendientes.

Las ONG de derechos humanos acusaron a la policía de “ejecuciones extrajudiciales”, mientras que un tribunal superior vio signos de “ejecución arbitraria”.

“Falso” aniversario

Bajo el lema “Ni bala, ni hambre, ni covid, los negros quieren vivir”, los manifestantes exigieron con pancartas y gritos el fin de la discriminación sistémica contra los ciudadanos negros y mestizos, que representa el 55% de la población, en la jornada. se conmemoró la firma de la Ley Áurea, es decir, el fin de la esclavitud en Brasil en 1888.

Un cumpleaños “falso”, según los manifestantes. Ciudadanos negros brasileños celebran el fin de la esclavitud en otra fecha alternativa, el 20 de noviembre, cabodano del asesinato de Zumbi (1655-1695), figura de la resistencia contra la esclavitud y último líder de los Palmares, un quilombo o refugio de afrodisíacos fugitivos .

“Este es el día de la falsa abolición y lo que venimos denunciando en repetidas ocasiones, año tras año, es que la abolición no nos ha dado igualdad de derechos en Brasil y en la pandemia de coronavirus esto solo se ha intensificado, la población negra sigue siendo parte del peores estadísticas, ya sea por la mortalidad del Covid, o por la inseguridad y el hambre “, declaró a los medios de comunicación en São Paulo Simone Nascimento, del Movimiento Negro Unificado, clavo de las 150 entidades que forman parte de la Coalición Negra por los Derechos, el organización convocante.

Las protestas se desarrollaron, además de Río de Janeiro y São Paulo, en otras capitales como Rio Branco, Fortaleza, Salvador, Goiânia, Teresina, Maceió, João Pessoa, Macapá, Natal, Belo Horizonte, Porto Alegre, Vitória, São Luís, Belém, Cuiabá y Brasilia.

El nombre del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, estuvo muy presente en las marchas, donde fue acusado de “genocidio” a través de la violencia policial y pidió su el proceso de destitución.

Previous

Cerca de 50 policías fueron acusados ​​de violencia 1-O

1948, 1967 y Sheikh Jarrah como símbolo

Next

Deja un comentario