Madrid: En estado de alarma y confinada de nuevo

0
25

Al mediodía del viernes 9 de octubre, se produjeron fuertes atascos en las salidas de la capital por desplazamientos a segundas residencias y controles que, pasadas las 12.30 horas, fueron remplazados para garantizar el cierre.

“En la Comunidad de Madrid no solo hay atascos, hay transmisión comunitaria”, dijo el consejero de Sanidad en rueda de prensa. Salvador Illa, visiblemente enojado y reprochando al popular presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que “no hizo nada ante la pandemia”. Ayuso “decidió no hacer nada y la paciencia tiene un límite”, espetó Illa. “Podemos cruzarnos de brazos o detener el virus, proteger la salud es y seguirá siendo la prioridad del Gobierno”, dijo.

Después de que las fuerzas soberanistas de Galicia, País Vasco y Cataluña demandaran al gobierno del estado desde el inicio de la pandemia por el cierre de Madrid, Moncloa se tomó más en serio la necesidad de evitar, por segunda vez, que el virus girara desde la capital al conjunto. Estado.

Así, el Consejo de Ministros, convocado urgentemente este viernes a las 12 horas, declaró estado de alarma para Madrid, con una duración de 15 días. Las posibles extensiones requerirán el respaldo del Congreso.

La noche anterior, el jueves, horas después de que el TSXM volcara el cierre de Madrid, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, habló con Ayuso para pedirle que mantuviera el encierro de la capital y otras nueve ciudades mediante un orden de nueve autónomos, esta vez basándose en una ley orgánica. La segunda opción que le formuló Sánchez consistió en que la Comunidad solicitara al Ejecutivo español la declaración del estado de alarma y que, por tanto, se trataba de un acuerdo de ambas Administraciones. Al final, prevaleció la tercera opción: el gobierno español aprobó la alarma sin el apoyo del ejecutivo regional.

Tanto en la conversación como en sus redes sociales, Ayuso pidió tiempo a Sánchez y, de hecho, el Consejo de Ministros se retrasó desde la primera hora de la mañana hasta las 12 del mediodía.

Ahora, desde el Ejecutivo madrileño acusan al estado de fiscalidad, por no darles más tiempo para negociar un nuevo orden sanitario con el que Ayuso quiso buscar confinamiento por zonas y no ciudades enteras.

Pablo Casado, en contra del estado de alarma madrileño

El líder del PP, Pablo Casado, acusó a Sánchez de “imponer” medidas para cerrar Madrid ya anuladas por la justicia, buscando “presionar al gobierno regional” para que “prevarique” implementando un nuevo orden en el mismo sentido que el derrocamiento por parte del TSXM. Frente a esto, defendió que Díaz Ayuso y su equipo actuaron con “lealtad” y demostró que sus medidas funcionan ya que el impacto en el sistema de salud “cayó un 40%”.

La sanidad, al borde del colapso

Además del optimismo de Casado, lo cierto es que “la asistencia sanitaria en la Comunidad de Madrid corre un grave riesgo de colapso”, como advirtió la ministra Illa, tras señalar que ya se han contagiado 258.767 personas, de las que el 70% lo ha sido desde entonces. el pasado 1 de julio. Han fallecido 9.637 personas y actualmente hay 3.361 pacientes ingresados ​​por Covid-19 y 498 “luchando por sus vidas” en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

En este sentido, la ministra ha comentado que en ciudades como París se han implantado medidas de restricción de la movilidad con datos muy inferiores a las de Madrid.

¿Por qué la justicia revocó las medidas?

Los tribunales superiores de Galicia o Castilla han aprobado cierres en zonas similares a las ordenadas la semana pasada por el Ministerio en los diez municipios de Madrid. El caso es que, en el caso de Madrid, la Comunidad no invocó la ley orgánica de salud pública para implementar las medidas restrictivas de movilidad presentes en la orden ministerial, provocando que el TSXM ‘revoque’ la norma. De esta forma Illa replicó al PP que no es necesario cambiar la ley de salud ante la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here