Madres de prisioneros kurdos, vistas en una marcha en la capital turca

| |

Mujeres de todas las provincias de mayoría kurda bajo soberanía turca. De Wan (Van, en turco), Amed (Diyarbakır), Sirnex (Şırnak), Êlih (Batman), Mêrdin (Mardin), Gever (Yüksekova), Sêrt (Siirt). También de Estambul. Madres de prisioneros kurdos, reunidas en la capital turca, Ankara, para protestar por el maltrato sistemático de sus hijos en las cárceles.

Pervin Buldan, copresidente del HDP, el Partido Democrático Popular pro kurdo – la tercera fuerza política más grande de Turquía en términos de número de representantes – lo llamó sin rodeos: «tortura», «linchamiento», «ejecuciones de prisioneros enfermos», » asesinatos disfrazados de suicidio «… En definitiva,» crímenes de lesa humanidad «para los que, advirtió, no hay plazo de prescripción.

Estas fueron declaraciones realizadas frente a estas madres, en una de las paradas de la jornada de movilización el pasado martes en Ankara, que las llevó primero al Parlamento turco, según información de la agencia. Noticias de Mezopotamya. Allí presentaron una carta de 11 páginas en la que, entre otras demandas básicas, exigían la liberación urgente de 38 prisioneros kurdos gravemente enfermos.

Buldan acusó al gobierno de Recep Tayyip Erdogan de «convertir las prisiones en campos de concentración» y al país «una prisión semiabierta con detenciones injustas e ilegales». En resumen, una «pena de muerte de facto para los presos», según el sitio web del partido.

Las madres luego partieron hacia el Ministerio de Justicia, pero ella dijo Noticias de Medya, Portal de información kurdo, fueron bloqueados por un cordón policial, «insultados y obligados a dispersarse». Mientras Noticias de Mezopotamya se dio cuenta de que habían sido agredidos por agentes.

«Queremos justicia. Es suficiente, no nos pongan a prueba. Queremos a nuestros hijos vivos, no ataúdes que salgan de las cárceles», dijo una de las madres, Necla Kocaman, frente al parlamento antes de ser obligada a subir a un vehículo.

2021: «el año de la mentira, el saqueo, la corrupción y las conspiraciones»

Representantes del HDP recibieron en el Parlamento a las madres de los presos kurdos, quienes participaron en el encuentro semanal de la formación, el primero del año. Buldan aprovechó para hacer balance de lo sucedido en los últimos meses y vinculó la situación en las cárceles al contexto de la grave crisis económica que atraviesa Turquía. Con la lira en el suelo y la inflación en las nubes, el presidente Erdogan está contra las cuerdas.

Para el líder del HDP, un partido amenazado con la ilegalidad, 2021 ha estado marcado por continuos abusos políticos, sociales, económicos y sociales. «Fue el año de la anarquía, la arbitrariedad, la mentira, el saqueo, el robo, la corrupción y las conspiraciones», dijo, con un gobierno que «no brinda soluciones a los problemas fundamentales de Turquía, especialmente el problema kurdo».

Previous

Araujo se enfrenta a una operación y unos tres meses de baja

El Barça anuncia la cesión de Coutinho al Aston Villa

Next

Deja un comentario