los ricos discuten, el resto mira

| |

La alianza global Covax, creada hace unos meses con el objetivo de que las vacunas también lleguen a los países menos desarrollados, está tratando de hacer mella mientras los países más ricos luchan con los productos farmacéuticos por quién está recibiendo más dosis.

Un ejemplo de ello es Sudáfrica, que paga 4 euros y 32 céntimos por cada dosis de la vacuna AstraZeneca, dos veces y media más que el precio fijado para los países europeos.

Para Winnie Byanyima, Directora Ejecutiva de SIDA de la ONU, «es una vacuna de apartheid. Es discriminación. Es realmente vergonzoso. Los países ricos discuten entre ellos sobre quién recibirá esa asignación, y otros países se sientan y miran, es una pena».

Necesitar

Covax es una asociación global que combina diferentes gobiernos, instituciones del sector público y entidades privadas. Su sede está en Ginebra. Hasta ahora ha recibido más de 1.600 millones de euros en financiación. Aunque la UE ha donado 96 millones de euros de su propio fondo, los mayores donantes son los gobiernos del Reino Unido y Canadá.

Sin embargo, Covax necesitará un total de 29 mil millones de euros para pagar las 2 mil millones de dosis que compró a 5 productores de vacunas.

La Organización Mundial de la Salud encuentra muy difícil administrar todas las vacunas en 92 países antes de finales de 2021.

«Los acuerdos bilaterales entre países y empresas están poniendo en peligro la promesa de Covax. Se han firmado al menos 56 acuerdos bilaterales sobre vacunas que fragmentan el mercado, obligan a los países a competir y hacen subir los precios», dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

Mientras tanto, los países europeos se esfuerzan por cumplir su objetivo de vacunar al 70% de la población antes del verano.

Pero los desarrollos recientes relacionados con el atraso y la disminución del número de vacunas en la UE por parte de productos farmacéuticos como AstraZeneca amenazan con empañar la estrategia de vacunación.

25% menos

Fuentes europeas dijeron ayer que sus cálculos apuntan a que esta reducción de vacunas es del 25% para los primeros trimestres, fuentes que añadieron que Bruselas ha invertido 336 millones de euros en la vacuna AstraZeneca, aunque todavía no se han pagado todas.

La Comisión Europea pidió hace unos días al Gobierno belga inspeccionar la planta de AstraZeneca en el país, para comprobar si los problemas en la falta de distribución se deben a una avería en la planta de la localidad de Seneffe.

Como dijo a Efe un portavoz del Ministerio de Sanidad belga, la inspección ya se ha realizado -con la colaboración de expertos españoles, holandeses e italianos- y el Gobierno está a la espera del resultado.

La UE afronta la falta de claridad que atribuye al laboratorio británico, con las explicaciones – satisfactorias para la CE – proporcionadas por Pfizer-BioNTech, tras anunciar la semana pasada una disminución en la distribución de sus vacunas.

Previous

01/31/2021 | fútbol internacional

Alemania no descarta utilizar vacunas chinas y rusas

Next

Deja un comentario