Las autonomías inician un año en el que la distribución de los fondos de la UE será clave

Las autonomías inician un año en el que la distribución de los fondos de la UE será clave

Presidentes y presidentes regionales han recurrido al ya tradicional mensaje con el que se dirigen a la ciudadanía a través de la televisión para dar la bienvenida al nuevo año, fijar una agenda y retos para el 2021 y hacer balance del Gobierno de los últimos 12 meses.

Todas las intervenciones comenzaron con un recordatorio a las víctimas de la pandemia y, en el caso del lehendakari vasco Iñigo Urkullu, también a los dos trabajadores fallecidos en el accidente del vertedero de Zaldibar, que conmocionó al País Vasco hace 9 meses y donde sigue enterrado uno de los cuerpos. Para el 2021, explicó Urkullu, “las prioridades son claras: fortalecer el sistema de salud, asegurar la educación, atender a los más necesitados, reactivar la economía, apoyar a los sectores más afectados y restaurar el empleo”.

La lehendakari navarra María Chivite también se pronunció sobre la recuperación, señalando que el primer paso fue aprobar los presupuestos de la comunidad foral esta Navidad, “fruto de la responsabilidad y la visión de todas las partes que entendieron que estamos en una situación extraordinaria”, dijo. al pacto que su formación, el Partido Socialista, alcanzó con EH Bildu. En este sentido, Chivite ha añadido que “los ciudadanos navarros valoran los acuerdos y no entienden que, para poder salir adelante, opten por la polarización”, en referencia a Navarra Suma (coalición de UPN, PP y Cs), que está fuertemente cargada por el acuerdo con Bildu. .

En Cataluña, las formaciones JxCat y ERC habían acordado que, por respeto a la figura de la Presidencia, nadie difundiría el mensaje oficial televisado, tras la descalificación de Quim Torra. Sin embargo, lo cierto es que hubo dos intervenciones, una del propio Torra y otra del líder de ERC, Pere Aragonès, como vicepresidente del Gobierno. El primero transmitió su decepción con la legislatura que ahora concluye – Cataluña va a las elecciones del 14 de febrero – y la definió como una etapa de “represión”, solo superada por la del franquismo. Torra afirmó desde una farmacia de Girona que los catalanes tienen que tomar una decisión: “o el reino de España o la república catalana, o represión y corrupción o libertad y justicia”, dijo. El expresidente repasó los juicios, detenciones y sanciones contra políticos independentistas por defender la libertad de expresión y “mientras esto sucedía en Cataluña”, dijo, “en España ayudaron a escapar de un rey perseguido por una inmensa mancha de corrupción”, dijo. al Gobierno del PSOE y Podemos, y a Juan Carlos I.

El vicepresidente Aragonès prefirió centrarse en el tema social, y destacó los presupuestos de la Generalitat, “que elevaron la inversión en 3.000 millones de euros con respecto a los anteriores, incluida una garantía ciudadana de ingresos, reducción del 30% de las tasas universitarias y la ampliación de la contratación público “. Para Aragonès “2021 será el año de la reconstrucción económica y social” y de un país “que queremos libre, socialmente justo y con perspectiva feminista”, y aseguró que ganarán la crisis “con la ciencia, la sanidad pública y los trabajadores públicos”. .

Otro de los discursos televisados ​​fue el del presidente andaluz, Juanma Moreno, que rechazó “el enfrentamiento” y calificó de “error” abrir en una pandemia “debates que dividen a los españoles”, para asegurar que la solución a estos tiempos vendrá de la “unidad”.

Ayuso alerta dun suposto “sectarismo” contra Madrid

“Denuncio el sectarismo que se ha producido en muchas ocasiones contra la Comunidad de Madrid”, ha dicho la presidenta regional Isabel Díaz Ayuso en su mensaje de fin de año, añadiendo que la distribución anunciada por el estado europeo de los fondos de recuperación React-EU “va dirigida contra los madrileños porque nunca se ha visto tanta arbitrariedad ”. Madrid tiene 1.284 millones, el 12,8% del fondo total, junto a Andalucía y Cataluña, que suponen casi la mitad del total.

PSC y PP están a la caza del voto naranja

“Ganamos las elecciones en Cataluña”, repite la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ya que en las elecciones de 2017 consiguieron ser la primera fuerza parlamentaria con 36 escaños y el 25% de los votos, aunque no intentaron formar gobierno por mayoría absoluta las tres fuerzas independentistas (Junts, ERC y CUP).

Pero tras la repetición de las elecciones estatales de 2019, en las que Cs pasó de 57 a 10 escaños en el Congreso en apenas tres meses, la posible pérdida de peso en las elecciones catalanas es evidente y supone un banquete de votos principalmente para el PSC y el PP, todavía que también para Vox.

En este contexto, el Partido Socialista ha pasado de mirar las elecciones como un proceso a “ir a por todos” al cambiar esta semana al candidato Miquel Iceta por el ministro de Salud Salvador Illa, bastión del gobierno del estado y muy reconocido como político en las urnas.

Y la lucha no es solo por el voto, sino también por las referencias. El fichaje de Lorena Roldán del PP esta semana no fue un caso aislado (portavoz hasta el pasado miércoles de Cs en el Parlament y vencedora de las primarias para encabezar la candidatura, aunque posteriormente la dirección del partido puso de candidato a Carlos Carrizosa), porque El PSC también ha fichado como número dos por Tarragona hasta esta semana el portavoz del grupo municipal de la formación naranja en esa ciudad, Rubén Viñuales.

Y mientras el PSC busca en Cs, Esquerra ha destituido a Carles Castillo, diputado socialista hasta septiembre, y que ahora será el número 4 en la formación republicana del Parlament también por Tarragona. Además, hubo otra bajada significativa de Cs, la de su portavoz en el Ayuntamiento de Vila-seca, tras negarse a votar en contra del presupuesto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *