La tensión vuelve a Jerusalén con la réplica de la Marcha por la Bandera del 10 de mayo

| |

La tensión ha vuelto una vez más a Jerusalén, poniendo en peligro un alto el fuego en Palestina. El 10 de mayo, Hamas disparó los primeros morteros contra Jerusalén y otros territorios bajo soberanía israelí. En un día marcado en el calendario sionista, la milicia había amenazado con hacerlo ante la convocatoria de un desfile de extrema derecha en la explanada de Al Aqsa.

Esa «Marcha de la Bandera» se replicó hoy después de que el Consejo Ministerial de Benjamin Netanyahu le diera luz verde la semana pasada en un disparo final y letal antes de ser destituido por la nueva coalición gobernante.

Alrededor de las 8 pm, el mitin en la puerta de Damasco se trasladó del lugar ─totalmente blindado, según informó Arab TV Al Jazeera, para evitar la entrada de palestinos─, y se dirigió a entrar en la Ciudad Vieja de Jerusalén por la puerta de Jaffa.

Al menos 17 palestinos han sido detenidos, según organismos internacionales sobre el terreno, y varias decenas más han sido evacuadas por la fuerza de la Puerta de Damasco, una de las plazas que da acceso a la Ciudad Vieja. La Media Luna Roja contaba con 27 heridos.

Globos incendiarios

«El derecho a manifestarse es un derecho en todas las democracias», dijo el ministro del Interior, Omer Bar-Lev. “La Policía está preparada y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para preservar el delicado hilo de la convivencia”, agregó.

O diario Haaretz al menos 3.000 asistieron a la Marcha de la Bandera, que conmemora la ocupación de Jerusalén Este después de la victoria de Israel en la guerra de 1967. Mohammad Shtayyeh.

Tan provocador que el 10 de mayo ─fecha original─ Hamas cumplió con la amenaza de lanzar morteros si se realizaba el desfile. Ayer no hubo morteros, sino globos incendiarios lanzados desde Gaza en lo que la milicia-partido llamó «Día de la Rabia», provocando una veintena de incendios en partes del territorio israelí, informó. Los tiempos de Israel.

«Muerte a los árabes»

Por su parte, el recién nombrado canciller, el centrista Yair Lapid, que sustituirá al ultraderechista Naftali Bennett como primer ministro en el medio de la legislatura, elogió la gestión de la seguridad en la marcha y contramanifestación.

Y cargó con dureza contra los cánticos de “muerte a los árabes” pronunciados durante el desfile. «El hecho de que haya elementos extremistas para quienes la bandera israelí representa el odio y el racismo es abominable e imperdonable», escribió en Twitter.

Previous

La fiscalía suiza encuentra en Andorra una cuenta bancaria vinculada a Juan Carlos I.

EH Bildu está listo para …

Next

Deja un comentario