La muerte de George Floyd, el primer clavo en el ataúd de Trump, en la corte

La muerte de George Floyd, el primer clavo en el ataúd de Trump, en la corte

Diez meses después de que el oficial de policía Derek Chauvin ─blanco─ presionara el cuello ─negro─ de George Floyd con su rodilla durante su arresto, provocando su muerte por ahogamiento, comenzó este lunes en el juzgado principal de Minneapolis ─con barreras de cemento y vallado con alambre de púas y concertinas─ el juicio contra el agente.

Diez meses después del inicio de una de las mayores oleadas de protestas de los últimos tiempos contra la violencia policial y el racismo institucionalizado en Estados Unidos, ha lanzado una demanda que puede ser seguida en directo por cualquier persona con conexión a Internet.

El canal Court TV se ha adueñado de los derechos televisivos para retransmitir el litigio, algo que a pesar de no ser inusual en Estados Unidos provoca debate -sin ser exclusivo- entre quienes defienden la libertad de información y el derecho a un juicio justo. Court TV ya ha emitido el mecanismo de selección del jurado, una parte crucial en el sistema judicial estadounidense que también está garantizada constitucionalmente.

Durante las últimas semanas, los miembros potenciales han sido sometidos a un cuestionario sobre su familiaridad con el caso para determinar si eran aptos para formar parte del grupo de 12 (y tres suplentes).

9 mujeres y 6 hombres

La ley estipula que los abogados de ambos lados pueden solicitar la exclusión de cualquier persona que esté en conflicto con su capacidad para decidir un veredicto. Pero también se puede despedir a un cierto número de personas por motivos injustificados, siempre que no sea por motivos de sexo o raza, que podrían ser impugnados. En este caso, la fiscalía tuvo nueve de estas posibilidades y la defensa con 15, explicó. Associated Press.

El proceso de selección del jurado comenzó el 9 de marzo y finalizó el 23 de marzo. A CNN informó el perfil de cada uno de los 15 miembros: van desde aquellos que tienen opiniones favorables a Black Lives Matter o piensan que la ciudadanía negra no es tratada de manera justa, hasta aquellos que son más críticos con este movimiento. La mayoría tiene una visión “algo negativa” del acusado y la policía positiva.

En concreto, son 9 mujeres (6 blancas, 2 multirraciales y 1 negra) y 6 hombres (3 blancas y 3 negras). Por edades, hay 10 por encima y 5 por debajo de los 50 años. El miembro más joven del jurado tiene veintitantos años y el mayor tiene sesenta.

Argumentos de las partes

Este grupo será responsable de decidir si Chauvin es culpable del “asesinato en segundo grado” de Floyd. Este es el más grave de los cargos que enfrenta él y los otros tres oficiales involucrados en el incidente, quienes también serán juzgados pronto. Chauvin, de 45 años, podría ser condenado a 40 años de prisión. Se declaró “inocente” (“no culpable”, según el término utilizado en el sistema legal de Estados Unidos).

La acusación considera que las imágenes grabadas por los peatones son una prueba definitiva de que la actitud del oficial de policía fue un “factor causal sustancial” en la muerte de Floyd. La defensa argumenta que el fallecido había consumido drogas antes de su detención, algo que junto con otras condiciones de salud previas pueden haber contribuido a su muerte. Además, sostiene que Chauvin había cumplido con el procedimiento policial.

Las escrituras

George Floyd, de 46 años, nacido en Carolina del Norte y criado en Houston, se fue a vivir a Minnesota cuando era adulto, donde trabajó como guardia de seguridad en un restaurante. El 25 de mayo de 2020, ingresó a un establecimiento de Minneapolis para comprar un paquete de tabaco. El dueño de la tienda lo acusó de pagar con un billete falso de 20 dólares y llamó a la policía.

Dos agentes llegaron al lugar, lo esposaron e intentaron meterlo en la parte trasera de la patrulla, según el informe policial. Sin embargo, Floyd se negó a entrar y se tiró al suelo alegando que sufría de claustrofobia. Chauvin y otro agente llegaron a la escena e intentaron introducir a la fuerza a Floyd en el vehículo. Finalmente, el primero lo arrojó al suelo, boca abajo, colocando su rodilla en el cuello y la cabeza del detenido.

Durante ocho minutos y 46 segundos mantuvo esta postura, a pesar de las súplicas de Floyd de “no puedo respirar” y “voy a morir”. Finalmente, el aire dejó de entrar en sus pulmones y poco después fue declarado muerto en el hospital.

Protestas masivas

Las imágenes grabadas y difundidas en las redes sociales y los medios de comunicación provocaron protestas en todo el país. También cruzaron fronteras, con réplicas en Canadá o Europa. También fueron el primer gran revés en la carrera por la reelección de Donald Trump, agravado en los meses siguientes por la gestión de la pandemia.

Los fuertes enfrentamientos en las calles, con toques de concentración en medio centenar de ciudades, también provocaron una mayor polarización de la ciudadanía en el período previo a las elecciones presidenciales de noviembre. Trump culpó de las protestas al movimiento Antifa, con el que llegó a vincular al Partido Demócrata.

La intención de llevar al Ejército a las calles le costó a Trump incluso críticas internas, y su entonces secretario (ministro) de Defensa, Mark Esper, se opuso.

“¿Ya me extrañas?”, Pregunta Trump.

Familiares y amigos de George Floyd realizaron una vigilia en Minneapolis en las horas previas al inicio del juicio, donde pidieron que se hiciera “justicia”, declarando culpable al policía, para aliviar el dolor y “el agujero que tenemos en nuestro corazón ”, según manifestó uno de los hermanos del difunto.

Unas horas antes, en otra parte del país, Donald Trump estaba dando un discurso en una boda celebrada en su complejo hotelero en Florida. El expresidente, según imágenes difundidas por TMZ, no se refirió a este caso, pero sí aprovechó para cargar contra Irán y China, y contra la política de apaciguamiento que según él lleva a cabo el actual presidente, Joe Biden. También criticó la política migratoria del nuevo gobierno. Y con una ovación de pie los comensales respondieron a su pregunta, “¿Ya me extrañas?”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *