La Constitución turca culmina la persecución del HDP y la prohíbe

| |

El Tribunal Constitucional turco decidió el martes prohibir y disolver el Partido Popular Democrático (HDP), la tercera fuerza política más grande del estado, por supuestos vínculos con el también prohibido Partido de los Trabajadores del Kurdistán.

Esta decisión implica que la formación deberá entregar todos sus activos y cuentas bancarias, y es la séptima ilegalización de un partido político pro kurdo desde 1990.

También prohíbe a 500 personas destinadas a apoyar a la minoría kurda participar en actividades políticas, incluidos los copresidentes del HDP, Pervin Buldan y Mithat Sancarr.

La sentencia del tribunal, que puede ser apelada en los próximos dos meses pero con pocas perspectivas de prosperidad, marca el fin de años de persecución por parte del Ejecutivo encabezado por Recep Tayyip Erdogan, quien ocupa la presidencia desde 2014 después de convertirse en primer ministro entre 2003. y 2014.

Persecución

Desde la aparición del HDP y con mayor énfasis desde su irrupción electoral en 2015, el sistema judicial turco ha perseguido tanto al liderazgo como a la militancia, el diario belga La noche Se estimó en 2018 que 26.000 personas relacionadas con la organización se encontraban en prisión.

En el caso de la mayoría de los alcaldes del HDP, fueron enjaulados y acusados ​​para evitar que asumieran el cargo para que los elegidos. Diputados como Faruk Gergerlioğlu han sido despojados de su inmunidad parlamentaria por «propaganda de una organización terrorista» después de retuitear noticias pidiendo a Turquía y al PKK que lleguen a un acuerdo de paz.

Actualmente se está llevando a cabo un juicio contra 108 militantes del HDP, incluidos los ex copresidentes Selahattin Demirtaş y Figen Yüksekdağ.

Este lunes, el Consejo de Europa señaló a Turquía por su trato a las fuerzas prokurdas en el informe en el que cuestionaba la actuación del Estado español contra Cataluña.

Tras hacerse pública la sentencia del Tribunal Constitucional turco, la portavoz del BNG en el Parlamento Europeo, Ana Miranda, criticó la ilegalización del HDP y señaló que «es una grave deriva antidemocrática en Turquía y la ola de represión liderada por el dictador Erdogan»También transmitió la solidaridad del BNG.

Seis millones de votos

Tras su fundación en 2012, el HDP se convirtió en el referente de la izquierda en Turquía, abogando por la igualdad de derechos para las mujeres, las minorías o la comunidad LGTBI, así como por la promoción de una economía sostenible.

Incluía a personas y fuerzas turcas y kurdas, previamente organizadas en el Congreso Popular Democrático. Su estrategia le permitió lograr en las primeras elecciones que se presentaron, las elecciones parlamentarias de 2015, 80 escaños gracias a seis millones de votos.

El resultado fue suficiente para superar el 10% de los votos (llegaron al 13,12%), la barrera mínima para acceder a la Gran Asamblea Nacional turca y más para poder presentar legalmente una candidatura presidencial.

En la repetición electoral y en las últimas legislativas obtuvieron un porcentaje de votación similar, lo que les permitió en 2018 retener 67 escaños y mantener su presencia en la cámara, siendo la fuerza más votada en Kurdistán ubicada dentro de las fronteras turcas.

Previous

Aprueban la moción de censura en Suecia

Estados Unidos, una nación en «declive»

Next

Deja un comentario