Junts y ERC “juegan a la credibilidad”

Junts y ERC “juegan a la credibilidad”

El expresidente de la Generalitat Quim Torra advirtió que la falta de un acuerdo entre Junts y ERC que permitiera la formación del Gobierno podría afectar a la credibilidad del espectro independentista del Parlament: “Tenemos ya tres meses y pico de negociaciones , y parece que juegan con su credibilidad ”.

Dijo esto en una entrevista con El Punt Avui este domingo 4 de abril, en la semana en la que la Cámara Catalana volvió a negarse a investir al candidato de ERC, Pere Aragonès, como presidente de la Generalitat, por lo que ya se ha activado el plazo de dos meses para volver a convocar elecciones si hay sin acuerdo.

Torra insistió en que tras los resultados de las elecciones del 14-F, que permitieron a los independentistas extender la mayoría absoluta y superar el 50% de los votos, “la ciudadanía está esperando una hoja de ruta clara y un gobierno tripartito en cuanto posible “.

Por lo tanto, pidió a Junts y al ERC que rechacen los acuerdos bilaterales y tejer un “acuerdo estable de toda independencia con toda pluralidad y diversidad” lo antes posible.

Sin embargo, remarcó: “No haber venido a hacer una investidura significa que nos seguimos matando”.

ERC garantiza el cumplimiento del acuerdo alcanzado con la CUP

“La CUP no debe temer a nada (…) es un acuerdo y los acuerdos se van a cumplir”, dijo la vicesecretaria general y portavoz de ERC. Marta Vilalta, en relación al acuerdo de investidura que alcanzó Esquerra con la CUP, defendiendo al mismo tiempo que este acuerdo se puede compatibilizar con el eventual pacto de Govern que los republicanos llegan con Junts para investir a Pere Aragonès.

Esto es lo que dijo Vilalta en una entrevista con Europa Press, después de que la portavoz de la CUP en el Parlamentot, Eulalia Reguant, advirtió que, si se modifica algún punto del acuerdo, la CUP celebrará otro debate interno que podría concluir retirando el apoyo a Aragonès. Reguant declaró que esto “no será responsabilidad de la CUP”, y también advirtió a ERC que algunos perfiles de Junts no responden al giro a la izquierda que abogan por el nuevo Govern.

Vilalta argumentó que el acuerdo con la CUP es bueno tanto para afrontar la crisis como para avanzar hacia la independencia, e insistió en que el compromiso de ERC es seguir trabajando y mejorando: “Estamos muy satisfechos con este acuerdo”.

Argumentó que será compatible con el plan del nuevo Govern que acuerdan con Junts y aseguró que no ve “ninguna línea roja” que la formación de Carles Puigdemont no pueda asumir, ya que, según ella, en las reuniones con Junts no les trasmitieron ningún punto programático que pudiera ser un obstáculo para desatascar la investidura.

Con todo, no pleno de investidura da pasada segunda feira, a Portavoz de Juntos no Parlamento, Gemma Geis, dijo que su proyecto para Cataluña se aleja de lo que establece el acuerdo entre ERC y CUP, y declaró que este pacto no lo impugnaba.

Geis criticó especialmente la plan piloto para promover la renta básica universal, que se incluye en el convenio, ya que advirtió del impacto presupuestario que puede tener en las finanzas de la Generalitat, pero Vilalta respondió que la “renta universal” será una realidad.

“Este punto que acordamos, como el resto de puntos del acuerdo entre ERC y CUP, se va a cumplir. Y en este caso, desplegar un plan piloto en relación a la renta básica universal entendemos es una forma de superar y poner fin a la pobreza extrema. mucha gente, de poder garantizar un mínimo vital para mucha gente que nos permita dar un salto en la calidad de vida de mucha gente ”, agregó.

Aunque admite que la Generalitat no dispone de recursos para aplicar una renta básica universal, cree que poner en marcha un plan piloto podría significar “un salto hacia el futuro”.

Además, el líder republicano advirtió a Junts que los resultados electorales dejaron claro que “el centro de gravedad de la independencia se ha vuelto hacia la izquierda” y que esto también debe reflejarse en las políticas del nuevo Gobierno.

Para asegurar que el Gobierno cumple con el acuerdo con la CUP, también por los ministerios que lidera Junts, destacó que el pacto incorpora mecanismos de coordinación y seguimiento que involucrarán al “Gobierno en su conjunto; no es solo un acuerdo de partido, ser asumido por todo el futuro Gobierno ”.

Mesa de diálogo

El pacto entre ERC y CUP también da dos años de margen a la mesa de diálogo y fija el 2023 para valorar si está funcionando o si se debe acelerar un nuevo enfrentamiento con el Estado, y cree que eso tampoco será un problema para Junts.

Aunque no es partidaria de fijar fechas ni plazos para el proceso independentista, dijo que estos dos años de margen no son para terminar la mesa de diálogo, sino para analizar dónde está porque la solución al conflicto no se puede demorar. ‘: “No puede durar para siempre”

Distribución del Gobierno

Preguntado por el reparto de los ministerios del nuevo gobierno entre ERC y Junts, Vilalta apostó por encontrar un equilibrio entre las dos formaciones, pero eso no debería pasar necesariamente por invertir los puestos actuales, es decir, los republicanos se quedan con los departamentos que ahora. tiene Junts, y viceversa, que es una de las opciones sobre la mesa en las negociaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *