Inhabilitó la ‘mina’ dejada por Netanyahu

| |

«No se puede permitir que Bennett muestre moderación ante Hamas y, por lo tanto, el Ejército tendrá que recomendar una respuesta lo suficientemente fuerte como para que sea apropiada, pero no tan fuerte como para reavivar la lucha», reflexionó el periodista. Haaretz Amo a Harel al final de la Marcha por la Bandera.

Así fue que, tras el lanzamiento de globos incendiarios por parte de Hamas en protesta por el desfile de la extrema derecha sionista por la Jerusalén Oriental ocupada, las fuerzas armadas israelíes lanzaron varios ataques aéreos ayer por la mañana en la Franja de Gaza. El bombardeo se llevó a cabo en las instalaciones de Hamas en la capital y en la ciudad de Khan Younis y no se reportaron muertes. Los globos provocaron una veintena de incendios en varios lugares del otro lado de la frontera. TV árabe Al Jazeera informó que la calma había regresado por la mañana.

Un portavoz de Hamas confirmó los ataques a la agencia. Reuters y afirmó que los palestinos continuarían “la valiente resistencia y la defensa de sus derechos y lugares sagrados” en Jerusalén. Mientras tanto, el ejército israelí dijo que estaba «listo para todos los escenarios, incluido un regreso al combate dados los continuos actos terroristas que emanan de Gaza».

Doble sabotaje

Con este intercambio de fanfurriñas y con las espuelas tapadas, los gallos de la pelea salvaron el rostro frente a cada uno de su parroquia; y sin lamentar las bajas civiles como consecuencia de la “mina terrestre” dejada por Netanyahu en su despedida. Harel fue quien utilizó este símil militar ayer en el Haaretz.

«El objetivo original de la segunda Marcha de las Banderas por Jerusalén […] fue para repetir los eventos del 10 de mayo – alimentando las tensiones en la capital y provocando una reacción violenta en la Franja de Gaza – y así saboteando los esfuerzos para formar un gobierno sin Benjamin Netanyahu «, dijo en el análisis.

La «mina» podría desactivarse sin mayores consecuencias para la frágil tregua, aunque según Galatz (la estación de radio del ejército israelí), los mediadores egipcios en las negociaciones criticaron la participación de Hamas en el lanzamiento de globos para el progreso de las conversaciones.

Pero los palestinos, además de Hamas, se centraron en la «provocación» de la Marcha por la Bandera, no en los globos. En juego estaba el regreso a intensos combates, que el 11 de mayo mataron al menos a 256 palestinos en Gaza, incluidos 66 menores, y 12 residentes de Israel, incluidos dos menores.

Por ejemplo, Mansour Abbas, cuyo partido, la Lista Árabe Unida, es el primer árabe en formar parte de un gobierno israelí, dijo que el desfile era «un intento de incendiar la región por razones políticas» y socavar al nuevo gobierno. Abbas cree que debería haber sido suspendida. La policía decidió permitirlo, pero a diferencia de años anteriores, le impidió cruzar la Puerta de Damasco hacia el corazón del estrecho y concurrido barrio musulmán.

Gestos, más ocupación

Este gesto quizás ha evitado un resultado dramático y representa un cambio significativo con respecto a la línea seguida por el Gobierno de Netanyahu. En esta nueva dirección de pequeños-grandes gestos se enmarca el anuncio hecho ayer por las fuerzas israelíes sobre las operaciones de «mapeo» de viviendas en los territorios ocupados.

El proceso implica la entrada de soldados israelíes en hogares palestinos, a pesar de no ser acusados ​​ni sospechosos de actividad ilegal. El propósito es registrar y describir la casa o edificio para propósitos de inteligencia militar.

Tamir Yadai, comandante del Comando Central, a cargo de las unidades desplegadas en Cisjordania, ha ordenado el fin de esta violación domiciliaria que se repite todas las noches y que las ONG humanitarias llevan años denunciando.

Porque aunque se ha evitado una nueva escalada militar entre Hamas y el ejército israelí, con o sin Netanyahu la población civil sigue sufriendo las consecuencias de la ocupación.

Ayer, el ejército israelí mató a tiros a una mujer palestina de 29 años, Mai Afaneh, a la entrada de la aldea de Hizma en Cisjordania. Profesor de Salud Mental en la Universidad de Jericó, según la agencia WAFA se equivocó en la calle cuando conducía su coche. Entró en otro en el que el Ejército está realizando trabajos con fines militares: los soldados la abatieron alegando que había intentado atacarlos con el vehículo y que había sacado un cuchillo para apuñalarlos.

Otro «explosivo»: moción al nuevo Gobierno

Netanyahu no tiene intención de rendirse o irse. Tras calificar la llegada del nuevo Gobierno como «el mayor fraude electoral de la historia de la democracia» y dar luz verde a la Marcha de las Banderas, su partido presentó ayer una moción de censura contra el Ejecutivo. El argumento del Likud es que «se estableció mediante mentiras y fraudes» y que «no tiene el mandato de la población». Netanyahu pidió una «disciplina férrea» sobre los partidos de la oposición para derrocar al gobierno.

Además, recogiendo ‘The Times of Israel’ ayer, el ministro de Relaciones Exteriores de Egipto, Sameh Shoukry, dijo que quería trabajar con el nuevo Ejecutivo para «avanzar en el proceso de paz». «Es la elección de los israelíes», dijo, y le pidió que tomara «decisiones valientes» con el objetivo de «establecer un estado palestino independiente basado en la solución de dos estados».

También el Rey de Marruecos, Mohammed VI, envió una carta de felicitación al nuevo Primer Ministro, Naftali Bennett. Estados Unidos reconoció la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental en diciembre a cambio de que Rabat iniciara relaciones oficiales con Israel.

Previous

Contagios en Portugal y Reino Unido, en su nivel más alto desde febrero

Juicio por muerte en el arresto de un palestino con autismo

Next

Deja un comentario