Iglesias denunció las amenazas a la policía luego de que Vox los interrogara

| |

El candidato de Unidas Podemos a la presidencia de la Comunidad de Madrid y exvicepresidente del Gobierno de España, Pablo Iglesias, compareció este viernes ante la Policía para denunciar las amenazas de muerte recibidas ayer a través de una carta que contenía balas.

Lo ocurrido no tardó en provocar numerosas reacciones de distintos colectivos, que van desde quienes cuestionan la veracidad de la carta como Vox hasta quienes la condenan “sin paliativos”.

El día después de recibir las amenazas estuvo marcado en política por las acusaciones de Vox sobre el líder de Unidas Podemos en la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, que hablaba de una estrategia de derecha más radical para avanzar hacia la “deshumanización, que es la imitación de lo que el Nazis en la década de 1930 ”al ver que el partido de oposición no condenó las amenazas que sufrió.

“Los debates contra la extrema derecha han terminado, ya que los demócratas no pueden legitimarlos; no se puede consentir lo que está pasando, demasiada impunidad … ”, reflexiona molesto tras salir de una reunión de la corte electoral organizada por la Cadena Ser.

Así ya se pronunció en la calle, pues decidió atender la propuesta de la jefa de la lista de Vox en Madrid, Rocío Monasteiro, quien le pidió que se fuera tratando de cuestionar las amenazas de muerte.

Pese a estas reticencias, lo cierto es que en la carta que llegó al Ministerio del Interior había cuatro balas de gran calibre. La nota adjunta decía: “Pablo Iglesias Turrión dejaste morir a nuestros padres y abuelos. Su esposa, sus padres y usted están condenados a muerte. Te estas quedando sin tiempo. “

Sen tolerancia

En consecuencia y a diferencia de lo que sucedió con Vox, las señales de apoyo a Iglesias no dejaron de aparecer. La vicepresidenta tercera del Ejecutivo de España, Yolanda Díaz -que es la sucesora del político como líder del partido dentro del equipo de Pedro Sánchez- advirtió que no se pueden “tolerar ni normalizar las amenazas o la violencia verbal en el debate político”.

Pero para Monasterio lo importante es saber quién envió las cartas. Tras el enfrentamiento con Iglesias, Vox anunció que sería acusación popular en el caso, pero con varios ataques al exvicepresidente.

Por su parte, la vicepresidenta general del PSOE y portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, pidió a los madrileños que votaran “en legítima defensa” el 4 de mayo para evitar un gobierno de coalición entre PP y Vox porque ”.

Como los objetivos de las cartas también eran diferentes -el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez-, el socialista aludió a que esas balas llegaron “porque las palabras no son inofensivo.” “La democracia está en riesgo”, dijo.

Mensajes de ambos colores políticos

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, se sumó a la condena “sin paliativos” de las cartas. “En una democracia no cabe la vacilación a la hora de defender la integridad física y la vida de nuestros ciudadanos”, dijo.

Paralelamente, la portavoz de la dirección federal de IU, Sira Rego, transmitió el “pleno apoyo y solidaridad” con Pablo Iglesias. “Detener el fascismo es una tarea fundamental para todas las personas que son demócratas”, dijo.

Desde Galicia, otras figuras políticas se sumaron a la condena, como el secretario general del PPdeG, Miguel Tellado, quien envió su apoyo a los destinatarios de las amenazas.

Previous

Más de un centenar de palestinos resultan heridos en Jerusalén

La derecha dificulta la conmemoración del 25 de abril

Next

Deja un comentario