“Hacer que Europa vuelva a ser grande”

“Hacer que Europa vuelva a ser grande”

“Trabajo, prosperidad, seguridad, identidad, familia, educación, defensa, migración, política exterior, cooperación sanitaria” y, en definitiva, “la vida real de nuestros ciudadanos”. Todos estos son temas, según Matteo Salvini, que pretenden abordar a tres de los máximos líderes de la extrema derecha en la UE este 1 de abril en una reunión.

Budapest será el escenario del encuentro trilateral entre el italiano, líder de la Liga, y los primeros ministros de Polonia y Hungría, Mateusz Morawiecki y Viktor Orbán, respectivamente. Como se puede leer en el comunicado de prensa emitido por el Gobierno anfitrión, el objetivo final es negociar una “alianza política a nivel europeo”.

Orbán y Salvini -recuerda el comunicado- ya sostuvieron un encuentro virtual a principios de marzo sobre diversos temas, como las políticas familiares. Ahora, “la atención se centrará en crear una alianza a nivel europeo entre el partido gobernante en Hungría, Fidesz, la Liga Italiana y el partido PiS”. [Ley e Xustiza, nas siglas en polaco] de Polonia “.

En una entrevista con la agencia oficial de noticias húngara, MTI, Salvini dijo que su sueño es unir a los dos grupos de extrema derecha en el Parlamento Europeo, Identidad y Democracia (ID) y Conservadores y Reformistas (ECR) para formar el segundo grupo político más grande en Bruselas, que – parafraseando el “Make America Great” de Trump Una vez más, “-” haría que Europa volviera a ser grande, volviendo a sus valores originales “.

Nin inmigrantes nin gais

El Parlamento Europeo está formado por siete grupos políticos, pero uno mixto “no registrado” (NI). En orden de representación son: Partido Popular Europeo (Conservadores, 187), Socialistas y Demócratas (Socialdemócratas, 147), Renovando Europa (Liberales, 98), ID (extrema derecha, 76), Los Verdes / Alianza Libre Europea ( ecologistas y nacionalistas de izquierda, 67), ECR (extrema derecha, 61), La izquierda (eurocomunistas, 38) y NI (de comunistas a nacionalistas de derecha, 29).

El sitio web de la Casa mantiene esta clasificación. Aún no incluye la salida del húngaro Fidesz del Partido Popular Europeo (PPE) anunciada a principios de marzo. Sus 11 representantes pasaron al grupo mixto. Por tanto, el PPE se reduce a 176 representantes, y la suma de toda la extrema derecha ─ID, ECR y los 11 eurodiputados de Fidesz─ situaría a este nuevo grupo en segundo lugar, con 148 miembros, uno por encima del S&D.

La decisión de Orbán de dejar el EPP se produjo inmediatamente después de la votación interna que abrió la puerta a la expulsión de Fidesz por su controvertida historia. El Primer Ministro húngaro declaró entonces: “Tenemos que construir una derecha europea democrática que acoja a los que no quieren inmigrantes, a los que no quieren el multiculturalismo, a los que no han descendido a la locura LGTBI, a los que defienden las tradiciones cristianas de Europa, los que respetan la soberanía de las naciones y los que ven a sus naciones no como parte del pasado, sino como parte de su futuro “.

Y Salvini, más comedido ante los medios, dijo esta semana que “Europa será diferente después del Covid-19, y tendremos la oportunidad de repensar la identidad de Europa”, dijo. Nación húngara (periódico conservador, cercano a Fidesz). La UE “debe encontrar su alma”, agregó, y señaló que “no puede ser simplemente un supermercado o un centro de negocios”.

“Nuevos valores y nuevos objetivos” serán los recogidos en la hoja de conclusiones del encuentro que, según las declaraciones de Morawiecki recogidas por el canal polaco TVN24 (crítica con el Gobierno), hará hincapié en “cuestiones políticas” y “organización”.

El gobierno polaco está obsesionado con su objetivo de sacar al país del Convenio de Estambul

El Parlamento polaco está debatiendo la regla “Sí a la familia, No al género”, que busca sacar al país del Convenio del Consejo de Europa para la Prevención de la Violencia contra la Mujer (Convenio de Estambul). En su lugar, promoverá una “convención internacional sobre los derechos de la familia” tradicional. Tras ser rechazada por la cámara baja, la revisión se envió en las últimas horas a varias comisiones parlamentarias.

Además, la Comisión Europea anunció el miércoles 31 de marzo que llevará a Polonia ante el Tribunal de Justicia de la UE (TJCE) para proteger la independencia judicial y el estado de derecho en el país. Allí pedirá medidas cautelares para suspender la ley del Poder Judicial. La reforma de esta norma, impulsada hace un año, incluye medidas disciplinarias contra los magistrados que acuden al Tribunal de Justicia para plantear cuestiones nocivas sobre las normas polacas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *