«Felipe VI se aleja de su padre pero sigue el …

| |

-Parece que Juan Carlos I está en la isla de Zaya Nurai, invitado por la familia real de los Emiratos Árabes Unidos. Playa privada, piscinas, jardines …

-Me imagino que tu vida allí es muy aburrida. Presiona con fuerza para volver porque no te van a visitar. Por mucho que sea oro, está en una jaula y no puede salir. La prensa está alerta todo el día y está en unas condiciones que le molestan. Estoy feliz, por supuesto [ri]. Confío en que no le dejarán volver, pero hay mucha presión para que lo haga.

-Segundo El País, una gran parte de los costos asociados a este exilio del oro son asumidos por el contribuyente porque sus trabajadores cobran desde los ministerios

-Hijo. No nos dirán los números, pero hay una parte que todos pagamos de nuestro propio bolsillo. Debería pagar por ello. No sé qué planes tiene la Casa Real con esos gestos de transparencia que están empezando a hacer. No sé si afectará el tipo de cosas como saber cuánto nos cuesta, por ejemplo, las vacaciones de los que no son familia real directa, que en muchos casos también pagamos.

-Dijeron que harían estos gestos por transparencia.

-No lo dijeron públicamente, lo insinúan. El Gobierno los está presionando para que intenten modernizar la monarquía con pequeños gestos de transparencia. Creo que serán muy insuficientes y llegarán tarde. Quiero ver qué parte de la información nos abren, pero no van a solucionar la crisis de la monarquía.

-Dijo que nadie va a ver a Juan Carlos I. La relación con la familia, o al menos con Felipe VI, no ha mejorado.

-No lo creo. Parece que las visitas que recibe son de Elena y en ocasiones de Cristina. Pero sus grandes amigos del Ibex 35 tampoco lo van a ver.

-Ellos son los que le hicieron préstamos para regularizar parte de su fortuna escondida.

-Sí, y estuvieron muy cerca de los eméritos en todos estos acuerdos de última hora.

-Si la relación no es buena con Felipe VI, ni con los amigos del Ibex, ni con el Gobierno español, parece una operación estatal para marginarlo.

-Absolutamente. Para mantenerlo alejado de Felipe VI. Felipe hace dos cosas que pueden parecer contradictorias. Se aleja de su padre y al mismo tiempo se acerca mucho al modelo que su padre siguió toda su vida: siempre se deshizo de quien le molestaba, ya fuera su padre o su colaborador más cercano cuando dejaba de ser útil. O los dejó a un lado o nos dejó ir a la cárcel por él.

Felipe también lo hace. Para beneficiarlo y permanecer en el trono, se aleja de su padre. Para salvarse, quiere que su padre asuma toda la responsabilidad por la corrupción de la Casa Real. Será difícil, pero es lo que intentas.

-Por tanto, Juan Carlos I tiene pocas posibilidades de volver. ¿Qué aliados tienes?

-Él tiene poca gente a su alrededor, y esta gente le dirá lo que quiere escuchar, porque ha estado acostumbrado toda su vida. Está obsesionado con hacer lo que le place y hace que quieras volver lo antes posible. Te costará convencerlo, y si no regresa, no estará dispuesto.

-Si pudiera volver, ¿qué papel podría desempeñar? Se dice que estaba previsto enviarlo al palacio de Carlos V en Granada, o al palacio del Pardo.

Hablaron de buscar alojamiento lejos de la Zarzuela. No creo que eso solucione nada. Sería un escándalo volver y hacer perder mucha autoridad a Felipe VI como jefe de la casa borbónica.

P: ¿Cree que Felipe VI hizo bien en enviar a Juan Carlos I al exterior? El escándalo amainó.

-El anuncio de los últimos casos y de que Felipe VI renunció a parte de la herencia se hizo por casualidad cuando comenzó el encierro y el estado de alarma. Las circunstancias ayudaron a controlar esto. Pero hubo un gran malestar popular y les costó contenerlo. Con la marcha de Juan Carlos I, retrasan un poco todo, pero se volverá incontrolable, porque no hay solución.

P: ¿Veo el fin de la monarquía española más cerca o más lejos ahora que hace un año?

Sigo mirándolo de cerca. Nunca se sabe cuál será la chispa que hará que todo explote para siempre. Si los casos siguen apareciendo o acaban en el banquillo de los acusados ​​… El futuro de la casa real española es muy oscuro. Pero todo es un juego de ajedrez que se juega lentamente.

-Una de estas chispas también podría ser la denuncia por acoso que presentó Corinna Larsen contra Juan Carlos I ante la justicia británica.

-Es un caso muy grave. La repercusión que tuvo en la prensa española fue pequeña, pero muy grave. La insistencia de Corinna tiene que ver con el miedo real a ser atacada.

En el caso de Barbara Rey, sabemos que ante la petición de la Casa Real de silenciar un chantaje, intervino el CSID.
También se interpuso denuncia contra Manuel Prado y Colón de Carvajal, quien intervino en primera persona por orden de Juan Carlos I.
Corinna tiene miedo. Son amenazas reales y también hay que tener en cuenta que se hicieron cuando Felipe VI ya estaba en el trono.

«En Suiza están moviendo los hilos a toda velocidad»

«En Suiza van a velocidad de crucero [nas causas contra o rei emérito]. Mueven los hilos y comparan las fechas de entrada con los viajes oficiales o no oficiales de Juan Carlos I a Arabia Saudí o Emiratos Árabes Unidos. En España está claro que no es lo mismo, pero al final hay una investigación judicial que tendrá que seguir unas pautas ”, apunta con convicción el periodista de Arzúa.

«Ciertamente no llegará a investigar en el exterior, pero por mucho que quieran controlarlo, hay algunas leyes que hay que seguir, y si empiezan a revisar lo que se sabe de Juan Carlos I, algo saldrá». . Será entretenido seguirlo «.

Quintáns publicó en 2016 otro libro que amplió la investigación sobre la trayectoria de los eméritos: Juan Carlos I: una biografía
sin silencios
.

Previous

La OMS pide una moratoria de la tercera dosis y una mejor distribución de las vacunas

Prorrogaron las medidas del ‘escudo social’ hasta el 31 de octubre

Next

Deja un comentario