Felipe VI esquiva las referencias a Juan Carlos I y la corrupción

Felipe VI esquiva las referencias a Juan Carlos I y la corrupción

Este año hubo mucha expectación en torno al tradicional discurso navideño del Rey de España, expectación que fue la mayor por los silencios guardados desde marzo, cuando al inicio del encierro domiciliario la Casa Real emitió un comunicado por escrito anunciando que Felipe VI renunció a la herencia económica de su padre, Juan Carlos I, tras la información que señalaba al actual monarca como beneficiario de las fundaciones Zagatka y Lucum, investigado por blanqueo de capitales.

Pero Felipe VI no comentó sobre este tema, ni comentó sobre los otros escándalos de corrupción que rodearon a su padre, ni sobre la fuga de su padre a los Emiratos Árabes Unidos.

El rey rodeó en su mensaje la lamida en la que se encuentra la Corona sin siquiera mancharse los pies. “Junto con nuestros principios democráticos y nuestro deber de cumplir con la ley, necesitamos preservar los valores éticos y morales. Principios que nos obligan a todos sin excepción y que están por encima incluso de las consideraciones familiares y personales ”, dijo Felipe de Borbón, afirmando que así lo ha entendido siempre desde su“ primer día ”de reinado.

El monarca inició su intervención en la noche del 24 de diciembre pidiendo afrontar el futuro con confianza y seguridad “en nuestro país” (dijo en referencia a España) y “en nuestro modelo de convivencia democrática”, añadiendo que ni el virus ni la crisis económica nos va a doblegar ”. Y para superar los retos sanitarios, sociales y económicos el monarca pidió “unidad y un gran esfuerzo nacional”, y elogió la Constitución española, recordando que “todos tenemos derecho al respeto y es el fundamento de la convivencia social y política y representa un éxito para la democracia y la libertad ”.

Se refiere a la dictadura como “tiempo de divisiones”.

Continuando con la cuestión de la Constitución, afirmó que “los avances y avances de la democracia son el resultado de un encuentro” después de un largo “tiempo de enfrentamiento y división”, dijo, evitando el término “dictadura” o golpe de Estado.

Por no hablar de los golpistas militares

Tampoco el rey, jefe de los ejércitos españoles, utilizó el discurso para delimitarse o condenar a los militares que le correspondían, ni siquiera después de enterarse de que estos militares tenían una charla privada en la que hablaba de intentos de golpe y disparos de millones de personas en el estado. Varias formaciones políticas de izquierda y soberanía instaron a Felipe VI a responder a las cartas de los militares advirtiéndole que el silencio podía entenderse como complicidad. Y el silencio también se mantuvo este 24 de diciembre.

Os escándalos de corrupción

Fue el pasado 3 de agosto cuando el emérito escapó de España a Emiratos Árabes Unidos, rodeado de investigaciones por corrupción. El pago de una deuda con Hacienda de 678.393,72 euros correspondiente a los ejercicios fiscales posteriores a su abdicación en 2014, es decir, una vez que perdió su inmunidad como jefe de Estado, apuntaba a un posible regreso del emérito por Navidad.

Sin embargo, los fiscales aún están estudiando si ese pago descartaría un delito fiscal relacionado con el uso de tarjetas bancarias opacas de donaciones del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause.

Esta línea de investigación sobre gastos incurridos con efectivo y no declarados a Hacienda se suma a otras dos ya abiertas contra el rey emérito, una para posibles comisiones del AVE a La Meca y otra basada en información de “inteligencia financiera” e investigar si el El exjefe de estado tiene 10 millones en una cuenta en la isla de Jersey, un paraíso fiscal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *