Etiopía se hunde en una espiral de violencia

| |

El gobierno etíope declaró el lunes el estado de emergencia en la región sur de Amhara, en la frontera con Sudán, después de que más de 300 personas murieran en marzo en la zona, dijo Endale Haile, un defensor del pueblo. Esto se suma al conflicto abierto en la región de Tigrai y la violencia en la región de Juno, en la frontera con Eritrea y Djibouti.

Un día antes de la declaración de emergencia, el ejército envió tropas al área de gestión especial del oromo, ubicado dentro de la región de Amhara, en la que reside el pueblo Amhara, el segundo con más población en Etiopía.

La violencia en Amhara estalló el 19 de marzo con el asesinato en la puerta de una mezquita de un líder del pueblo Oromo, mayoritario en Etiopía pero no en esta región, lo que provocó enfrentamientos con las fuerzas de seguridad de Amhara.

Durante el fin de semana, varios pueblos de esta zona, como Ataie, fueron tomados por hombres armados. causando una serie de muertes por armas de fuego aún no especificadas, según informó el Ministerio de Defensa de Etiopía.

La situación incluso ha provocado enfrentamientos armados entre los pueblos oromo y amhara del Partido de la Prosperidad, al que pertenece el presidente etíope Abiy Ahmed Ali, como ha hecho público Al Jazeera.

La Comisión de Derechos Humanos de Etiopía ha pedido la participación del Gobierno a raíz de estos hechos. “Tendrían que asumir la responsabilidad de proteger a las personas”, él declaró.

Conflicto de Tigrai

La situación política en Etiopía ha caído desde noviembre en una ola de inestabilidad, con la decisión del Gobierno de asaltar militarmente la región de Tigrai, justificada en un ataque de una guerrilla que opera en la región sobre una base del ejército federal.

Si bien el ejército etíope tomó rápidamente el control de la zona, el conflicto derivó en una guerra de guerrillas y el desplazamiento de la población para escapar de los combates en los que Etiopía permitió el acceso a su territorio por tropas eritreas para reprimir a la población de Tigrai, en una situación que el nuevo Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, lo describió como “limpieza étnica”.

A estas declaraciones se suman organizaciones como Amnistía Internacional, que ha denunciado crímenes de lesa humanidad por parte de los ejércitos etíope y eritreo, o Médicos Sin Fronteras, que ha acusado al gobierno de Addis Adeba de destruir deliberadamente la infraestructura sanitaria en Tigrai.

El origen del conflicto del gobierno federal con los Tigrai está en la decisión del Frente de Liberación Popular de Tigrai de no unirse al Partido de la Prosperidad, creado en 2019 al unirse al resto de partidos políticos de la coalición Frente Revolucionario Democrático del Pueblo Etíope, que gobierna desde 1991, en una sola agrupación.

Previous

Presidente cubano Díaz-Canel elegido primer secretario del Partido Comunista

Covid desencadena la concentración de riqueza en el mundo

Next

Deja un comentario