Estados Unidos abre un frente con Rusia sin planes de cerrar China

Estados Unidos abre un frente con Rusia sin planes de cerrar China

Polémicas declaraciones del presidente estadounidense, Joe Biden, calificando a su homólogo ruso Vladimir Putin de “asesino despiadado” han llegado a certificar la estrategia de confrontación anunciada por el nuevo inquilino de la Casa Blanca en los días previos y posteriores a asumir el cargo.

El acuerdo firmado el 3 de febrero para extender el Tratado de Inicio de Reducción de Armas Estratégicas puede ser el último en el que Moscú y Washington acuerden los próximos cuatro años. Biden, sin embargo, insiste en que está dispuesto a negociar sobre estos temas, aunque será difícil establecer más que ciertas sanciones contra Rusia por la supuesta intromisión del Kremlin en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Las autoridades rusas, por su parte, abogaron ayer por evitar una guerra fría con EE.UU., aunque advirtieron que el país está preparado para “todos los escenarios posibles”. El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, dijo que Putin había expresado “claramente” su deseo de seguir adelante con las relaciones bilaterales entre los dos países “a pesar de todo” porque estaba “en el interés de todo el mundo”.

“Ahora, no podemos ignorar las palabras de Biden”, dijo. Palabras que el presidente turco Recep Tayyip Erdogan calificó de “inaceptables” un día después de que Estados Unidos criticara duramente el inicio del proceso de ilegalización del partido pro kurdo HDP por parte de Ankara.

Mal comienzo

El lío con Rusia se suma a la tensión acumulada con China después de cuatro años de gobierno de Donald Trump. Hoy finalizó el primer encuentro al más alto nivel entre Beijing y Washington. Una reunión de dos días en Alaska terminó con reprimendas de ambos lados.

El nombramiento fue precedido por movimientos diplomáticos estadounidenses en la región de influencia china. Miembros del gobierno de Estados Unidos se han reunido en los últimos días con sus aliados Japón y Corea del Sur; además, Estados Unidos impuso sanciones a China “por la represión de las libertades políticas en Hong Kong”.

En el discurso inaugural, el representante del Partido Comunista de China (PCCh), Yang Jiechi, fue extremadamente crítico con la democracia estadounidense, así como con su política exterior y comercial. “Esperamos que Estados Unidos lo haga mejor en términos de derechos humanos”, en referencia a los disturbios raciales del año pasado.

Las palabras, transmitidas por televisión, fueron descritas por diplomáticos estadounidenses como teatrales frente al público chino.

Afganistán y otros

Biden, en cualquier caso, está firmemente comprometido con volver al campo de la política internacional de forma activa. Con palo y zanahoria: multilateralismo y Ejército. En las últimas horas mantuvo una reunión virtual con el Consejo de Seguridad de la ONU, donde pidió una acción “urgente” en las crisis de Birmania y Tigray, así como en Libia, Siria y Yemen.

La Casa Blanca, en un comunicado, reafirmó “el compromiso de Estados Unidos con el liderazgo global basado en valores y el reencuentro con las instituciones internacionales, en particular la ONU”.

Otro conflicto abierto ─guerra ─ es el de Afganistán. A pesar de la oposición inicial de Biden, Estados Unidos estaría considerando extender la estadía de las tropas desplegadas en el país por seis meses.

En este sentido, los talibanes y el Gobierno afgano acordaron ayer en una reunión en Moscú acelerar las negociaciones de paz, apenas seis semanas antes de que se cumpla el plazo acordado para la salida de Estados Unidos de Afganistán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *