El peligro del tritio (y lo que no es tritio) que Japón arrojará al mar desde Fukushima

| |

Japón anunció el martes 13 de abril que en 2023 comenzará a verter más de un millón de metros cúbicos de agua contaminada de la central nuclear de Fukushima Daiichi, que fue destruida hace diez años por un terremoto y posterior tsunami, dijo la agencia. Noticias japonesas Kyodo.

Desde hace diez años hasta la actualidad, esta agua se ha ido acumulando. Y desde ahora hasta otros dos, la concesionaria Tepco (Tokyo Electric Power Company), realizará un proceso de filtrado para eliminar los isótopos nocivos. Es decir, isótopos radiactivos nocivos para la salud humana y ambiental en su conjunto.

La oficina de prensa del Gobierno japonés, en declaraciones enviadas a agencias y principales medios internacionales, se centró en las palabras «filtrada» y «dilución», al tiempo que solicitó no utilizar en la información la expresión «agua contaminada» para referirse a la que se acumula después de ser utilizado para enfriar reactores dañados. Un término que «consideran» engañoso.

Sin embargo, desde Greenpeace Japón no duda. «El Gobierno ha tomado la decisión, totalmente injustificada, de contaminar deliberadamente el Océano Pacífico con desechos radiactivos», dijo en un comunicado. Su directora ejecutiva internacional, Jennifer Morgan, ha anunciado «una fuerte resistencia en los próximos meses», destacando que Japón está cometiendo una «violación» de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.

«La opción más barata»

La organización ambiental también criticó al gobierno japonés por «optar por la opción más barata». Sostiene que pasó por alto «pruebas claras de que hay suficiente capacidad de almacenamiento en la planta nuclear y en los distritos circundantes».

En un estudio de octubre de 2020, Greenpeace ya calificó la narrativa del gobierno japonés en los últimos años de «falsa» de que arrojar al mar era la única opción viable «falsa».

El informe sobre el tema de un comité del Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón consideró la posibilidad de continuar almacenando agua contaminada más allá de 2022. Sin embargo, concluyó que se descartaría porque requeriría una «cantidad sustancial de tiempo y coordinación.»

Entonces, ¿cuál es la alternativa? En lugar de arrojarlo al océano, almacenar agua filtrada reduciría el riesgo de tritio, un isótopo radiactivo del hidrógeno que tiene una vida útil relativamente corta: 12,3 años. Apostar por el almacenamiento e invertir en el desarrollo de mejores técnicas de filtración ahorraría tiempo para que el tritio presente en el agua disminuyera de forma natural. Eso es lo que defienden los expertos en medio ambiente.

53% en contra

El gobierno japonés, sin embargo, señaló que el costo anual de almacenar los actuales 1,3 millones de metros cúbicos de agua (alrededor de 385 piscinas olímpicas) asciende a 100 mil millones de yenes al año (alrededor de 767 millones de euros). Por lo tanto, el plan de Tepco es filtrar el agua contaminada para eliminar todos los isótopos radiactivos excepto el tritio, que con la tecnología actual no se puede separar del agua.

Luego pretende diluirlo hasta que la presencia de tritio caiga por debajo de los límites establecidos por las autoridades japonesas antes de descargarlo al mar. Una práctica que ellos «defienden» es segura y común en otras centrales nucleares del mundo, como afirmó recientemente el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Mariano Grossi.

Sin embargo, la desconfianza hacia Tepco es alta entre la población después de años de filtraciones y averías en Fukushima. Una encuesta publicada en febrero por el periódico japonés Asahi Shimbun (progresivo, segundo más grande), reflejó que el 35% de los habitantes de la prefectura (región) de Fukushima apoyaron la descarga de agua al mar, cuatro puntos más que un año antes; mientras que el 53% se opuso (cuatro puntos menos que en 2020). El gobierno de Japón está presidido por Yoshihide Suga, del conservador Partido Liberal Democrático.

Que no es tritio

En pequeñas dosis, el tritio no es perjudicial para la salud. Pero cuando se ingiere, puede aumentar el riesgo de cáncer. Desde el punto de vista económico, los gremios de marineros y pescadores de la zona llevan años pidiendo no arrojar agua contaminada al mar por el impacto que tendría en la industria.

Greenpeace también se refiere a este aspecto, más allá del tritio. Dice que hay materiales radiactivos que permanecen en el agua tratada, como el carbono 14, un isótopo que se concentra en la cadena alimentaria «fácilmente». Esta acumulación, argumentan, causa daño genético.

Al respecto, citado por la agencia ReutersEl director científico del Instituto Oceanográfico Woods Hole de Estados Unidos, Ken Buesseler, expresó su «preocupación» por los contaminantes radiactivos que no son tritio y que «aún permanecen en tanques a niveles elevados».

«Estos otros contaminantes son mucho más peligrosos que el tritio y se acumulan más fácilmente en los mariscos y los sedimentos del lecho marino», dijo Buesseler, un estudioso de las aguas que rodean Fukushima.

Tamiz de 62 tipos de materiales radiactivos

Para la filtración de agua, Tepco utiliza el llamado Sistema Avanzado de Procesamiento de Líquidos (ALPS), operado por Toshiba e Hitachi. La falta de experiencia previa ha llevado a un mal procedimiento, denuncia Greenpeace.

Tepco, sin embargo, sostiene que ALPS es capaz de filtrar 62 tipos de materiales radiactivos, excepto el tritio, del agua de mar utilizada para enfriar los reactores y de filtrar del subsuelo. A los 1,3 millones de metros cúbicos actuales se suman 140 diarios.

Como técnicas alternativas, se consideró evaporarlo o inyectarlo en tanques subterráneos, descartándose por su costo económico y dificultad técnica. Japón, que se remonta a la década de 2040 con el desmantelamiento completo de la planta, ha recibido el respaldo de Estados Unidos y fuertes críticas de sus vecinos de China y Corea del Sur. Este último convocó al embajador de Japón en Seúl.

Previous

Estados Unidos recomienda suspender la vacunación con Janssen tras detectar seis casos de trombos

Sánchez garantiza 70.000 millones de euros de inversión en el Plan de Recuperación

Next

Deja un comentario