Desunión en un sindicalismo menguante en el centenario de la partición de Irlanda

| |

Dos de cada tres personas en la República de Irlanda estarían a favor de reunificar la isla en un solo estado. Esto se afirma en una encuesta publicada por Independiente irlandesa (Conservador) con motivo del centenario, ayer, del nacimiento de Irlanda del Norte. Es decir, de la partición del país en dos.

«Mi madre nunca perdonó al nuevo Gobierno», dice en una entrevista en The Irish Times (social liberal) Mairead Liddy, una mujer nacida en 1921, sobre cómo la división, después de la Guerra de Independencia de Irlanda en el Reino Unido, causó una profunda herida en su familia. Sin embargo, después de un siglo que vivió unos años sin derramamiento de sangre, la posibilidad de la reunificación es más factible que nunca. Como mínimo, la convocatoria de un referéndum para que el pueblo decida.

El Acuerdo del Viernes Santo de 1998, que puso fin a décadas de conflicto armado en Irlanda del Norte, establece que el Gobierno del Reino Unido puede convocar una consulta si considera que hay una mayoría de la población de esta región bajo soberanía británica que desea unirse a la República. Irlanda.

Por ahora, Londres cree que estas circunstancias no existen, pero en las encuestas el ‘Sí’ a la reunificación sigue creciendo en este territorio predominantemente protestante durante años. Especialmente desde la culminación del Brexit.

La integración comunitaria ha difuminado la frontera entre las dos entidades de la isla. El Protocolo para Irlanda del Norte, negociado entre Bruselas y Londres, buscaba evitar su regreso, pero la solución levantó otra barrera ─comercial─ en el Mar de Irlanda.

Unionismo debilitado

Los unionistas se sienten alienados en su país y traicionados por el gobierno británico. Además, tras décadas de ser la comunidad mayoritaria, la presión demográfica y el avance político del nacionalismo irlandés se está afianzando en los seis condados de los 32 de la isla que desde las 00.01 del 3 de mayo de 1921 conforman Irlanda del Norte.

La ira se ha ido acumulando en los últimos meses y se ha extendido a principios de abril con los mayores disturbios desde 1998. Los muy jóvenes, en su mayoría de barrios protestantes, se enfrentaron con la policía durante varias noches.

El conflicto y la relevancia cada vez menor del sindicalismo, en casa y en Londres, ha cobrado un precio político. Arlene Foster dimitirá como Primera Ministra de Irlanda del Norte a finales de junio, y líder del Partido Unionista Democrático (DUP) el 28 de mayo, tras una carta interna de desconfianza dentro de la formación.

Apenas 24 horas después de anunciar su renuncia el miércoles pasado, el ministro de Agricultura de Irlanda del Norte se postuló para el cargo. Y ayer mismo estaba Jeffrey Donaldson, portavoz del DUP en el Parlamento británico. Será la primera vez en los 50 años de historia de la formación que se produzca una lucha por el liderazgo, dijo. RTÉ, a radiotelevisión pública irlandesa.

Las dos alas del DUP

Poots, impulsando la moción hacia Foster, representa el ala dura del partido y se marcha como favorito.

Donaldson señaló ayer que «nuestro próximo siglo se construirá con la política de la persuasión». “Esto también requerirá estructuras partidarias capaces de comunicarse de manera clara y consistente para atraer votantes […]; y capaz de derrotar a aquellos que buscan abolir Irlanda del Norte «.

Poots, en el video del anuncio de su candidatura, se autoproclamó un «orgulloso norirlandés». Es hijo de uno de los fundadores del DUP, se opone a la despenalización del aborto y se declara creacionista; afirma que la Tierra fue creada hace unos 4.000 años. Como ministro de Salud, mantuvo el veto a que los homosexuales pudieran donar sangre y se opone a que puedan adoptar niños.

Además, es un acérrimo oponente del Protocolo de Irlanda del Norte, que establece que Irlanda del Norte seguirá formando parte del mercado comunitario en lo que respecta al comercio de mercancías (que requiere controles «fronterizos»).

«Historia compleja»

En este contexto, dada la sensibilidad política y la situación pandémica, el Reino Unido celebró ayer discretamente el centenario del nacimiento de Irlanda del Norte. El primer ministro Boris Johnson en un comunicado habló de unidad y un «futuro brillante», y confirmó que los hechos se extenderán durante todo el año (los dos principales partidos republicanos, Sinn Féin y Partido Socialdemócrata y Laborista, ya se han excluido). ).

Johnson también habló de «historia compleja», al igual que la jefa de estado, la reina Isabel II. Esto, en un comunicado institucional recogido por la BBC, destacó la «rica mezcla de identidades, antecedentes y aspiraciones» de Irlanda del Norte.

Entre esas aspiraciones, para un porcentaje creciente de la población, está la reunificación. Las encuestas de Los tiempos, de 24 de enero, y de BBC, desde el mes pasado, todavía colocan alrededor del 47-49% de soporte para mantener el el estado en un 42-43% que quiere la unidad irlandesa. También publicado en las últimas horas por Independiente muestra mayoría probrítica en Irlanda del Norte.

Pero tanto los medios ingleses como irlandeses reflejan que el apoyo a un referéndum es abrumador. Si, el hacer Independiente señala que la mayoría de los ciudadanos, a ambos lados de la frontera, no quieren pagar más impuestos para hacer realidad una Irlanda unida.

Entidad «nacida de la discriminación»

«Hace cien años, el curso de la historia irlandesa cambió para siempre por la partición. Dividió nuestra isla, su gente y su economía, y su impacto todavía se siente hoy en el norte y el sur», escribió Michelle O’Neill, viceprimera ministra de Irlanda del Norte y vicepresidente del Sinn Féin, en un artículo publicado ayer por el Noticias irlandesas (Diario de Belfast, nacionalista de centro izquierda).

Bajo el título Unionismo en la encrucijada, O’Neill sostiene que el nuevo líder elegido por el DUP «debe reconocer que el panorama político en toda la isla ha cambiado» y que «la mayoría de la sociedad está comprometida con el cambio social y político que refleja una política progresista. sociedad basada en la igualdad «.

La partición, señala, ha creado una entidad en el Norte «basada en la discriminación» y «mantenida por la represión». «Esos días han quedado atrás. Estamos en una era diferente».

Previous

La EMA evalúa el uso de la vacuna Pfizer en niños de entre 12 y 15 años

La Agencia Europea de Medicamentos comienza a probar la vacuna china contra Sinovac Covid-19

Next

Deja un comentario