Daño colateral en África de un Covid más ‘benevolente’

| |

Aunque África ha evitado el número de muertos registrado en otras regiones del planeta, Covid-19 indirectamente ha dejado devastación a su paso. La recesión, las altas tasas de desempleo y el crecimiento exponencial de la violencia son algunas de las consecuencias, según un informe presentado ayer.

Es el documento de discusión pre-anual organizado por la Fundación Mo Ibrahim para promover una “mejor gobernanza” y lograr “avances tangibles en la calidad de vida de los ciudadanos”, según su sitio web. El foro tiene lugar este fin de semana.

El informe se divide en tres áreas en torno al impacto de Covid y las perspectivas futuras: fortalecer la capacidad sanitaria de África como una prioridad; retrocesos en materia de democracia, educación y progreso social, así como nuevos detonantes de inestabilidad; e impacto en la economía y la necesidad de reinventar el modelo de crecimiento.

Economía

Al respecto, señala que “la recesión de la economía mundial ha llevado a África a una recesión por primera vez en 30 años, con graves repercusiones en el desempleo, la pobreza, la desigualdad y la inseguridad alimentaria”.

Las tasas de desempleo también batieron récords con una tasa del 7,3%, la más alta en diez años. Parece bajo, pero es indicativo de la tendencia, dado que el 85,8% de todo el empleo africano (93,4% entre los jóvenes) corresponde a la economía informal. Es decir, del cual no existen estadísticas ni registros, ni tiene cobertura social.

El documento recoge otros datos preocupantes en este apartado: más de 100 millones de africanos sufrieron emergencias alimentarias en 2020 (un 60% más que en 2019); y el número de personas en pobreza extrema se acerca a los 514 millones (casi el 40% de la población total del continente), aumentando por primera vez en 20 años.

Democracia y derechos

En el tema de la inseguridad y los derechos humanos, el continente también lidera las estadísticas, siendo el único donde la violencia aumentó durante la pandemia. El relacionado con el crimen organizado aumentó en un 78%; y más de 90 personas en 36 países murieron a manos de las fuerzas de seguridad en la aplicación de medidas de contención durante el confinamiento.

El informe también señala que el polo de atracción que plantea el nuevo coronavirus ha provocado una reducción de los esfuerzos en la lucha contra los grupos extremistas.

“Covid-19 ya se ha integrado en la propaganda de grupos como Al Shabab y Boko Haram para justificar su causa”, señala. Por ejemplo, Al Shabab (un grupo yihadista salafista que opera en el Cuerno de África) ha abierto clínicas, y la rama del Estado Islámico (también yihadista salafista) en la República Democrática del Congo ha distribuido medicamentos entre la población.

Educación y mujeres

Covid, además, ha sido culpable de detener los avances recientes en educación e igualdad de género. Por ejemplo, el informe refleja que las escuelas han estado cerradas una media de 26 semanas, en un territorio donde las deficiencias hacen inviable el aprendizaje telemático.

Esta situación conducirá a un aumento de la deserción escolar, señalan, especialmente entre las niñas. Las mujeres, en general, “tienen menos protección social y corren un mayor riesgo de pobreza e inseguridad alimentaria”.

Además, sufrieron la llamada “pandemia en la sombra”: la violencia contra las mujeres en los seis países del Sahel (Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania, Níger y Senegal) aumentó en casi 12 puntos, hasta el 52,18%, en este último año. .

Salud

El informe destaca la capacidad de contención del coronavirus, especialmente en África subsahariana. El éxito se basó en parte en las medidas vigentes y las restricciones a los viajes internacionales, “entre los más rápidos del mundo”, señala. Y también – señala – en la “larga experiencia” con otras epidemias, que permitió realizar un eficiente proceso de seguimiento y paliar así la “falta de recursos”.

Pero nuevamente, el polo de atracción de Covid “socavó el progreso logrado en la lucha contra las enfermedades más mortales de África: malaria, tuberculosis y VIH / SIDA”.

Según datos de la OMS, la incursión del SARS-CoV-2, si no se reorientan los esfuerzos, resultará en un aumento de las muertes por paludismo en el África subsahariana que superará las causadas por Covid.

También ha habido una caída en el diagnóstico de casos de tuberculosis, lo que podría devolver los niveles de mortalidad de 2012 con 400.000 muertes adicionales.

Situación similar a lo que ocurre con la interrupción de las terapias contra el VIH / SIDA, calculando niveles de contagio similares a los de 2008, año con casi un millón de muertes.

Además, el informe destaca una preocupación reciente por las personas mayores, que va en aumento: la salud mental, especialmente entre los más jóvenes, carece de presente y futuro en sus países. Jóvenes que mañana deben estar “en el centro del plan” para África.

Donar vacunas a otros continentes antes de inocular a los adolescentes en la UE, sugiere el ECDC

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) ha recomendado que la UE considere la vacunación mundial antes de proceder a inocular a niños de 12 a 18 años. Las vacunas en los países del continente africano, según datos de mayo, representan solo el 1% del total mundial.

El ECDC señaló que “las cuestiones de equidad en la disponibilidad y el acceso a las vacunas deben considerarse cuidadosamente al decidir sobre la expansión. […] a grupos con menor riesgo de enfermedad grave “.

El informe, emitido sobre la posibilidad de inocular adolescentes, considera que los “beneficios individuales directos” de su inoculación serán “limitados” en comparación con los grupos de mayor edad, y se compromete a vacunar a los profesionales de la salud en “contextos de escasos recursos”, como en África.

Previous

Cospedal, imputado en ‘Cocina’ y Rato, a juicio por fraude

Carlo Ancelotti vuelve al Real Madrid

Next

Deja un comentario