Asesinatos, violaciones, ira y hambre: situación crítica en Tigray

| |

«La seguridad sigue siendo inestable e impredecible» y «los combates persisten» en Tigray, en el norte de Etiopía, más de dos meses después del inicio del conflicto entre el gobierno central y las fuerzas del Frente de Liberación Popular de Tigray (popularmente Weyane), y a pesar de Addis Ababa puso fin oficialmente a la operación militar hace semanas. Es el análisis realizado en su último informe por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA), que pidió a las autoridades un acceso rápido a los trabajadores humanitarios. La agencia de la ONU estima que casi 2,3 millones de tigres necesitan ayuda inmediata.

«Según informes sobre el terreno, los movimientos fuera de las carreteras principales son muy inseguros», y abundan las «emboscadas y asaltos», también a vehículos de organizaciones humanitarias con el fin de robar material. Además, dos campos de refugiados fueron objeto de actos de vandalismo.

Al menos 74 trabajadores técnicos están esperando recibir permiso del gobierno etíope para ingresar, señala el informe. “La situación humanitaria sigue siendo extremadamente preocupante cada día que pasa, con o sin acceso muy limitado a alimentos, complementos nutricionales, atención médica y otros servicios y bienes básicos”, advierte.

Violencia, Covid y langostas

En este sentido, destaca que las organizaciones «sobre el terreno están recibiendo informes de un aumento del hambre». Al conflicto armado se suman el Covid-19 y la plaga de la langosta del desierto, además de una «temporada de vacas flojas». Y con la cosecha perdida y sin comercio de insumos a Tigray, «los mercados se han derrumbado o están a punto de hacerlo».

Las autoridades provisionales del gobierno de Tigrinya, creado tras la ofensiva del ejército etíope, han confirmado la muerte de 13 personas, incluidos tres niños, por falta de alimentos. Además, existen problemas en el suministro de agua potable. La ONU ha recibido informes, aún sin confirmar, de un brote de cólera en Adwa. Y el sistema de salud se ha “derrumbado casi por completo”, con centros de salud destrozados y profesionales de la salud, que no cobran, dejando sus puestos: la OMS estima que solo el 22% de los hospitales están operativos.

La OCHA reconoció además su «preocupación particular» por el aumento de información sobre casos de violencia sexual, incluidas violaciones en Tigray. «La mayoría de las víctimas dice que los ataques fueron perpetrados por ‘hombres de uniforme’, en algunos casos a cambio de bienes básicos».

«Nuestra preocupación es que lo que no sabemos es aún peor», dijo la directora de Unicef, Henrietta Fore. La OCHA se refiere en su informe a la urgente necesidad de ayuda psicológica, «especialmente para los niños traumatizados».

Carta al primer ministro

Cuatro ex embajadores de Estados Unidos en Etiopía enviaron una carta al primer ministro del país, Abiy Ahmed, expresando preocupación por la situación en Tigray y la presencia de personal militar eritreo, así como por las crecientes tensiones étnicas en todo el territorio etíope.

La carta, firmada por David Shinn, Aurelia Brazeal, Vicki Huddleston y Patricia Haslach y publicada en el diario local The Reporter, está en línea con lo que también dijo ayer el Departamento de Estado de Estados Unidos (Cancillería), que reconoció la existencia de » informes creíbles de saqueos, violencia sexual, agresiones a campos de refugiados y otras violaciones de derechos humanos «.

Previous

Un Valencia muy débil cae eliminado por el Sevilla en los octavos de final de la Copa del Rey (3-0)

A Audiencia Nacional decreta o ingreso en prisión do rapeiro Pablo Hasel

Next

Deja un comentario